miércoles, 11 de mayo de 2011

Un negocio que ayude al ambiente es posible EL RECICLAJE DE NEUMÁTICOS


Recientemente se ha vuelto a oír sobre los neumáticos “verdes”, cuyas innovaciones tecnológicas reducen la cantidad de combustible por distancia recorrida y los hacen más duraderos, espaciando el proceso de renovación. Esa es, en síntesis, la contribución ecológica de este sector. Pero ¿qué pasa con millones de cauchos que día a día caen en desuso en el mundo? En la mayoría de los países este desecho va directamente a la basura sin ningún tratamiento. En Venezuela existe una red de personas que los recolectan para “reencaucharlos” y venderlos como productos de segunda, pero también muchos los queman para extraer el cuerpo de acero que tienen y vender el metal, originando contaminación atmosférica (dióxido de carbono, azufre y otros elementos químicos que después respiramos). Hace unos meses más de 60 mil neumáticos que no estaban aptos para rodar fueron donados para la formación de fosas en el vertedero de basura La Bonanza, ubicado en el estado Miranda. Si bien la acción contó con el aval del Ministerio del Ambiente, cabría preguntarse si realmente no hay otra alternativa a seguir.
Un ejemplo para copiar. España es un buen modelo. En este país desde octubre de 2006 está en vigor un decreto que obliga a los fabricantes de neumáticos a reciclar los mismos. El objetivo actual es que se aproveche casi un setenta por ciento del material y lo mínimo posible vaya a los basureros. Cuando se cambia un neumático viejo por uno nuevo, éste lleva un canon en torno a 2$ por unidad, cantidad que va a  una entidad sin ánimo de lucro (SIGNUS) conformada por los principales fabricantes. Esta organización subcontrata a recogedores que van por los talleres buscando los cauchos y a su vez los llevan a plantas de valorización como la empresa GMN, Gestión Medioambiental de Neumáticos S.L. (www.gmn.es), entidad que gentilmente suministró esta información. El comercio se establece con países como Brasil, Bolivia, Rumania, naciones de África, o la misma España, a donde se venden los neumáticos para reencauchar. Los que están en mal estado se trituran para valorización material y uso posterior (rellenos, césped artificial, asfaltos, etc). o con finalidad energética (quemar en cementeras).
 Usos del caucho tras el reciclado. La primera fase de la recuperación es la separación de los materiales para luego moler el caucho. El resultado en partículas puede ser empleado para elaborar mezclas asfálticas (las cuales según algunas opiniones son mejores y más seguras) y se han hecho experimentos donde se une al cemento para la construcción de estructuras. Son incontables los productos que se pueden obtener de esta labor de reciclaje: alfombras, mosaicos de goma para caminerías y parques, materiales de fabricación de tejados, aislantes de vibración. También se puede pensar en el caucho reciclado para el diseño de campos de juego, suelos de atletismo o pistas de paseo y bicicletas y hasta material impermeabilizante para la jardinería o cultivos en terrazas de apartamentos. En Colombia algunos diseñadores han experimentado con zapatos, bolsos y otros artículos de uso personal. Las ideas son infinitas y se han hecho reales en otras latitudes. Aquí en el país la actividad es bastante incipiente. Hubo una aproximación experimental presentada en el Congreso Venezolano del Asfalto, en noviembre del año pasado, donde un distinguido grupo de investigadores de varias universidades y de la estatal petrolera, presentó un estudio denominado “Ligantes asfálticos venezolanos modificados con polvo de neumáticos fuera de uso”. Esta iniciativa de prosperar, daría un verdadero vuelco al problema ambiental que representa el desecho inadecuado de neumáticos.

Productos innovadores amigos del ambiente. En un recorrido por la web se pueden encontrar felpudos antideslizantes y de fácil mantenimiento, para poner a la entrada de la casa, hechos con el material del caucho, que se pueden comprar online en Kanaima-shop. Existen también unas alfombras que reproducen las alcantarillas más famosas del mundo y se pueden elegir entre tres modelos: Nueva York, Londres y París. Son famosas las Amazon Sandals, un tipo de sandalia flip flop innovadora, realizada en Brasil y hecha con neumáticos reciclados. En este país vecino se estima que se desechan 20 millones de neumáticos cada año y la mayoría termina en vertederos, lagos y ríos, tardando cientos de años en descomponerse. Seguramente en Venezuela, podríamos hacer cosas parecidas, ciudadanos, empresas privadas y Gobierno, contando con los talentos en diseño y los altos niveles de iniciativa en crear nuevos negocios que tenemos. No es de dudar que es mucho lo que podría hacerse para que no lleguen a los vertederos anualmente alrededor de 107.000 toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU), equivalentes a cerca de 4.000.000 de cauchos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.