viernes, 26 de mayo de 2017

INICIATIVA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA DEL IVIC FUE PREMIADA EN MÉRIDA

El galardón fue otorgado por la Unidad Territorial (Fundacite) de la entidad

Se reconoció el impacto de la columna mensual «¡Epa...Ciencia para ti!”», publicada por el diario Frontera durante el período 2014-2015.

Altos de Pipe, 25 de mayo de 2017.- Vanessa Ortiz Piñango
vortiz@ivic.gob.ve

El primer jueves de cada mes, el asiduo lector del periódico Frontera podía encontrar una página dedicada a informar los alcances de la ciencia hecha en casa. «¡Epa...Ciencia para ti!» era el espacio producido por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) en el estado Mérida y que fue distinguido recientemente con una Mención Honorífica del Premio a la Divulgación Científica, Humanística y Tecnológica en la categoría de Mejor Iniciativa de Divulgación-Edición 2015.

Dicho reconocimiento es organizado anualmente por la Unidad Territorial (Fundacite) del Ministerio del Poder Popular para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, a fin de enaltecer a personas u organizaciones que generen productos de divulgación científica o tecnológica en la entidad.

“Cada número significó una oportunidad para crear, aprender y disfrutar del conocimiento y tener conciencia del valor de las mujeres y los hombres de ciencia. Me siento honrada y feliz porque es un estímulo para mi trabajo”, indicó Ivonne Fernández, responsable de la sección y coordinadora de Integración de la Ciencia, la Tecnología y los Saberes a la Comunidad, adscrita al Centro Multidisciplinario de Ciencias (Ivic-Mérida).

Según Fernández, se debe fortalecer la presencia de temas científicos en los diferentes medios de comunicación, tanto tradicionales como modernos. En primer lugar, porque de esa forma las instituciones tienen la posibilidad de divulgar los resultados de sus investigaciones. En segundo lugar, porque se socializa ese conocimiento especializado entre el común de la gente.

La divulgación y socialización “son parte del cultivo de la justicia cognitiva. Todos tenemos derecho a estar informados sobre ciencia y a participar de ella para decidir qué incorporaremos en nuestras vidas”, indicó.

El origen de un éxito
En total, se publicaron 22 ediciones de «¡Epa...Ciencia para ti!» en el diario Frontera, de las cuales 19 participaron en la convocatoria del premio. Temas tan diversos como la estructura y funcionamiento de la molécula del ácido desoxirribonucleico (ADN), el cambio climático global, las potencialidades de las células madre y la astronomía, fueron contemplados en esas líneas.

A lo largo de 5 mil caracteres, mes a mes se demostraba la utilidad de la ciencia y tecnología emprendidas en el Ivic. Si se colocaban tecnicismos, se explicaban con palabras fáciles; los conceptos más complejos eran narrados de forma asequible para garantizar su comprensión; y jamás faltaba una ilustración que sedujera al lector en el primer vistazo, de manos de los jóvenes Franreinaldo Castellano (del Ivic) y Ariadn Carrasquero.

La columna empezaba con una interrogante sobre asuntos cotidianos donde la ciencia aporta las respuestas, seguida de una breve historia de ficción. Luego se desarrollaban los conceptos especializados relacionados con la temática general y se incluía un reto para que fuese respondido por correo electrónico. Finalmente, se destacaban las investigaciones del Ivic y sus beneficios sociales, directos e indirectos.

De acuerdo con Fernández, esa dinámica establecida con los científicos del Ivic permitió crear una propuesta realmente novedosa y efectiva, gracias a la cual la persona detrás del periódico “caía en cuenta” de cómo su cotidianidad estaba enlazada con la ciencia y la tecnología.

“Cada tema se convirtió en un reto cognitivo que se transformó en el placer de escribir un cuento. Este, a su vez, hizo posible decantar los elementos que se incluyeron en cada página como una especie de revelación”, afirmó la experta del Ivic.

Impacto social
La columna mensual -publicada hasta el año pasado en el diario Frontera- se ha aplicado en instituciones educativas de Mérida.

Fue usado como insumo de lectura para la actividad comunitaria del Liceo Libertador, integrándola con las materias de Biología y Castellano. La primera vez que esto sucedió, miembros de la Coordinación de Integración de la Ciencia, la Tecnología y los Saberes a la Comunidad del Ivic-Mérida participaron como tutores institucionales, informó Fernández.
Por su parte, en el Colegio San José de la Sierra fue usado como material básico para la enseñanza del ADN y representar la conocida doble hélice de la molécula de la vida con materiales de desecho.


Actualmente, «¡Epa...Ciencia para ti!» forma parte de las lecturas científicas del servicio comunitario del Centro Multidisciplinario de Ciencias (Ivic-Mérida), “para alumnos de bachillerato y estudiantes universitarios de la Licenciatura en Educación”, acotó la especialista del Ivic.

Para cada edición se contó con el apoyo de un equipo de asesores del Ivic: Juan Núñez, Fernando Otálora, Alfredo Mijares. José Juan Suárez, Carlos Sanz, Juan Luis Cabrera, José Cardier, Lila Carrizales, Janeth Salas, Tibisay Pérez, Walter Betancourt, Adriana Giuliante, Yorbin González, José Montoya, Manuel Rieber, Peter Taylor, Álvaro Fernández, Sarah Briceño, Gema González, Eloy Sira, Juan Alfonso, Marie Indjayan, Helga Handt, Stanford Zent, Eglee López-Zent, Flor Pujol, Loreto Donoso, Sorena Marquina, Pedro Silva, Gina D’ Suze, Milagro Fernández, María García, Rosalva Rodríguez, Dinorah Castro, Cristina Figuera, Wendy Rondón, Enrique Torres y Salomón Gómez.


Cabe destacar que el Premio a la Divulgación Científica, Humanística y Tecnológica en la categoría de Mejor Iniciativa de Divulgación-Edición 2015 fue otorgado por unanimidad a la iniciativa «Encuentro con la Física, Química, Matemática y Biología», impulsada desde la Facultad de Ciencias de la Universidad de Los Andes (ULA).

lunes, 15 de mayo de 2017

Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 12-05-2017.  Columna: BioDazibao Global. p5. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez.

Vaquita marina
            Nos enteramos por la red tuiter e internet del peligro de extinción en que se encuentra la vaquita marina (Phocoena sinos). Este cetáceo es relativamente pequeño, mide en promedio 1,5 metros de longitud y su peso es de 50 kilos. La vaquita marina es una especie endémica de México, se distribuye específicamente en el Golfo de California, en el pacífico. Entendemos que la pesca de arrastre es la principal causa que ha afectado seriamente la población de este animal.

La realidad de la vaquita es muy preocupante y es necesario reflexionar al respecto, incluso tomar acciones de inmediato porque las circunstancias actuales así lo exigen. Estamos a punto de ser testigos de la desaparición de una especie, de su vida. Esto es un hecho muy grave, según estudios realizados por biólogos, actualmente solo hay 30 individuos de vaquita de mar, cada vez son menos, su extinción parece irreversible, pero no, la especie humana debe reaccionar y tomar medidas urgentes a fin de revertir esa tendencia de destrucción de la vida en el planeta.
La reflexión, el razonamiento sobre esta cruda realidad debe profundizarse y hacer que la humanidad forme conciencia al respecto. Independientemente de que estemos distantes del sitio de distribución de la vaquita marina, debemos asumir esta problemática como nuestra, debemos asimilarla, debemos solidarizarnos. Una manera de expresar la solidaridad es divulgando este tipo de hechos de destrucción de la vida; con el objetivo de concientizar a la sociedad sobre la importancia de conservar las especies vegetales y animales. Además de la formación de conciencia, debemos procurar plantear soluciones y así evitar o mitigar daños en la diversidad biológica.
La especie humana cuenta con recursos intelectuales, técnicos, materiales y financieros, que bien orientados pueden lograr resultados satisfactorios en cuanto a la conservación de la biodiversidad. Por ejemplo se ha avanzado en la reintroducción de especies de la fauna silvestre, en lugares donde habían sido  totalmente desplazadas. En relación con esto es pertinente confrontar lo que expresa el Papa Francisco en la encíclica Laudato Si, donde afirma que “…la misma inteligencia que se utilizó para un enorme desarrollo tecnológico, no logra encontrar formas eficientes de gestión internacional en orden a resolver las graves difi¬cultades ambientales y sociales”.

Agua en Morón
            El suministro de agua por el acueducto prosigue de manera regular en la ciudad de Morón. Nosotros insistimos en que debe establecerse una Sala Situacional del Agua para el Litoral Carabobeño, porque independientemente de la abundancia relativa actual, es necesario hacerle seguimiento al tema del recurso agua tanto en el tiempo como en el espacio.   

Alabado seas, mi Señor

En el capítulo quinto de la encíclica, titulado Algunas Líneas de Orientación y Acción, en el subtítulo Diálogo sobre el Medio Ambiente en la Política Internacional, el Papa Francisco precisa lo siguiente “Para afrontar los problemas de fondo, que no pueden ser resueltos por acciones de países aislados, es indispensable un consenso mundial que lleve, por ejemplo, a programar una agricultura sostenible y diversificada, a desarrollar formas renovables y poco contaminantes de energía, a fomentar una   mayor eficiencia energética, a promover una gestión más adecuada de los recursos forestales y marinos, a asegurar a todos el acceso al agua potable. Sabemos que la tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes (sobre todo el carbón, pero aun el petróleo y, en menor medida, el gas) necesita ser reemplazada  progresiva-mente y sin demora. Mientras no haya un amplio desarrollo de energías renovables, que debería estar ya en marcha, es legítimo optar por lo me¬nos malo o acudir a soluciones transitorias. Sin embargo, en la comunidad internacional no se logran acuerdos suficientes sobre la responsabilidad de quienes deben soportar los costos de la transición energética.

AMBIENTALISTAS VENEZOLANOS FRENTE AL LLAMADO A UN PROCESO CONSTITUYENTE EN VENEZUELA

Este comunicado se dio a conocer hoy 15 de mayo de 2017 por parte de las organizaciones y personas defensoras del ambiente en Venezuela, tras la convocatoria a un proceso nacional constituyente por parte del Gobierno Nacional, vale aclarar, después de haber pospuesto ilegalmente las elecciones regionales 2016 y de llevar a cabo procesos también considerados fuera de ley y que atentan a los derechos humanos y constitucionales. 


Nosotros los abajo firmantes, organizaciones ambientalistas, organizaciones de derechos humanos de Venezuela y profesionales en los diversos temas relacionados con el ambiente, expresamos nuestra más profunda preocupación frente al reciente decreto emanado del Ejecutivo Nacional convocando a la realización de una Asamblea Nacional Constituyente. Este decreto incluye entre los objetivos descritos para esta convocatoria: "La preservación de la vida en el planeta, desarrollando constitucionalmente, con mayor especificidad los derechos soberanos sobre la protección de nuestra biodiversidad y el desarrollo de una cultura ecológica en nuestra sociedad". Por otra parte, el Artículo 347 de la Constitución Nacional indica que el objetivo de la Asamblea Nacional Constituyente es “… transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”.

En el marco de la mencionada convocatoria, es lícito preguntarnos desde el punto de vista de los derechos ambientales de los venezolanos, sí en este momento sería pertinente realizar una transformación de las bases y estructura del Estado tal como lo expresa el artículo 347 y si se resulta necesario modificar los derechos ambientales presentes en la misma tal como es expresado en el Decreto de Convocatoria a la Asamblea Constituyente.
El texto Constitucional vigente establece en su artículo 127 que: “Toda persona tiene derecho individual y colectivamente a disfrutar de una vida y de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equilibrado”. Este derecho es complementado en este mismo artículo por dos  mandatos al Estado venezolano al indicar que: “El Estado protegerá el ambiente, la diversidad biológica, genética, los procesos ecológicos, los parques nacionales y monumentos naturales y demás áreas de especial importancia ecológica”; así como también que: “Es una obligación fundamental del Estado, con la activa participación de la sociedad, garantizar que la población se desenvuelva en un ambiente libre de contaminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las costas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, sean especialmente protegidos, de conformidad con la ley”.

Sin embargo, el Estado Venezolano no ha cumplido con estas obligaciones que garantizan una mejor calidad de vida.  Esta afirmación puede corroborarse por los siguientes hechos:
Venezuela vive uno de los racionamientos de agua más severos de su historia, sin que ello pueda ser explicado de manera clara con argumentos meramente climáticos o políticos. El mismo está afectando  principalmente a las personas más pobres: En 2014 cinco millones de personas vivían  en viviendas sin abastecimiento directo de agua (ENCOVI, 2014) y una encuesta reciente indica que el 69% de las camas de hospitales públicos en todo el país están inoperativas por fallas en el suministro de agua (Encuesta Nacional de Hospitales 2016).

Con respecto a la obligación de proteger la diversidad biológica, genética y los procesos ecológicos, es fundamental resaltar que Venezuela tiene una de las tasas de deforestación más altas de Latinoamérica y, según un estudio reciente, es el único país de la región amazónica cuya tasa de deforestación de los bosques amazónicos ha venido creciendo en los últimos años.  Esta situación afecta gravemente procesos vitales como la capacidad de captación de agua, conservación de la diversidad, protección de suelos y captación de carbono, entre otros. Asimismo, la crisis económica ha llevado a comunidades pobres en todo el país a recurrir a la explotación intensiva tanto de la fauna como de la vegetación para intentar cubrir sus necesidades.

A su vez, los parques nacionales y monumentos naturales están en uno de los peores momentos de la historia de este sistema. Todas las áreas naturales protegidas por Ley al sur del Orinoco presentan un alto grado de degradación generado por la minería ilegal de oro. El caso del Parque Nacional Canaima, declarado por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad, es emblemático, ya que luego de múltiples denuncias aún no se ha realizado ninguna acción tendente a erradicar esta actividad de su territorio. Por su parte, las áreas naturales protegidas al norte del Orinoco se encuentran gravemente amenazadas por una enorme variedad de factores que van desde la construcción de viviendas por parte del gobierno dentro de estas áreas, hasta el avance acelerado de la agricultura.

Hablar de vivir en un ambiente libre de contaminación es una utopía en Venezuela. Por nombrar unos pocos ejemplos: La contaminación por mercurio afecta a una gran cantidad de comunidades indígenas y criollas en la Guayana venezolana; el Lago de Maracaibo sufre un avanzado estado de destrucción producto del efecto combinado de la industria petrolera y las aguas negras no tratadas; la población de la región central de Venezuela debe tomar agua con peligrosos niveles de contaminación; el tratamiento de las aguas servidas es prácticamente inexistente; la mayor parte de las zonas urbanas más pobres no tienen servicios de recolección de desechos sólidos y los vertederos ilegales de basura se multiplican por todo el país.

Asimismo, aun cuando el cambio climático es considerado el factor de riesgo más grande para garantizar la seguridad ambiental de los ciudadanos, el gobierno nacional incumple la legislación nacional y los convenios internacionales al retrasar indefinidamente y sin explicaciones el desarrollo de los planes de mitigación y adaptación al cambio climático.
Finalmente, es necesario mencionar al proyecto del Arco Minero del Orinoco el cual reúne muchas de estas consideraciones. Ello debido a que pone en grave peligro la mayor fuente y reserva de agua de Venezuela, así como ecosistemas de alto valor social y ambiental, a la vez que genera graves riesgos de contaminación, no solo en la zona a ser afectada, sino en un territorio extenso por razón de las sustancias tóxicas usadas en el procesamiento de los minerales. Todo ello sin mencionar las violaciones a los derechos de los pueblos indígenas y no indígenas de la zona.

Todos estos factores están incidiendo de manera grave en la actual situación de crisis del país y son elementos significativos en la disminución de los indicadores de salud, productividad y seguridad de la población, representando igualmente graves violaciones a los derechos humanos de la población.El factor común en todos los ejemplos planteados es la ineficacia, inoperancia y desorden del Estado para al menos intentar mitigar y mucho menos controlar estos efectos.

Por toda esa situación, estamos convencidos de que Venezuela no necesita un cambio de su Constitución, sino el adecuado y estricto cumplimiento de las disposiciones presentes en la actual. Un gobierno que no ha podido cumplir con los mandatos que le impone la Constitución no tiene la credibilidad, ni tiene la autoridad moral de proponer una nueva Carta Magna.

En función de lo anterior, consideramos totalmente innecesaria, inoportuna e inconveniente a los intereses de la Nación el llamado actual a una Asamblea Constituyente y por lo contrario exigimos al Ejecutivo Nacional  cumplir y defender la Constitución actual y sus mandatos.

Asimismo, hacemos un llamado a todos los venezolanos a cumplir con sus responsabilidades y deberes estipulados en la Constitución  y participar activamente en la defensa de la misma.

Igualmente, solicitamos a la comunidad internacional, organismos internacionales de conservación ambiental y organizaciones ambientalistas en todo el mundo acompañar y apoyar las acciones que se realicen en Venezuela en defensa de la Constitución que protege los derechos ambientales de los venezolanos y los ciudadanos de todo el mundo.

Las firmas de apoyo al comunicado y las publicaciones de éste se pueden conseguir en los siguientes enlaces:
Blog de la Red Ara:
http://red-ara-venezuela.blogspot.com/2017/05/los-ambientalistas-venezolanos-frente.html
Portal de Desarrollo Sustentable:
http://desarrollosustentable.com.ve/los-ambientalistas-venezolanos-frente-al-llamado-a-un-proceso-constituyente-en-venezuela/