lunes, 30 de mayo de 2011

Escarbando en la miseria

DIARIO: NOTITARDE LA COSTA. COLUMNA: BIODAZIBAO GLOBAL.
AUTOR: WILFREDO JIMENEZ GOMEZ.

Poca gente conoce el mundo miserable que rodea a los rellenos sanitarios o vertederos, mejor conocidos como botaderos de basura. Por razones de trabajo tuvimos la oportunidad de conocer los botaderos localizados en Santa Rita, Cabimas, Ciudad Ojeda, Bachaquero y Mene Grande en el estado Zulia. En todos, sin excepción, la realidad es chocante, es desgarradora. Por ejemplo en Ciudad Ojeda llegué a ver como los escarbadores, es decir, personas que escarban la basura en busca de algún objeto de valor, se llevan a sus pequeños hijos a lidiar con la inmundicia, las moscas, las ratas, los zamuros y los malos olores. En vez de ir a la escuela van al basurero. Se viola flagrantemente los derechos de niños y adolescentes. En este mismo botadero los escarbadores se disputan los camiones de basura; antes de la descarga las personas se abalanzan sobre el vehículo en marcha para tomar posesión de la porquería. Una vez un joven realizando esta maniobra riesgosa perdió el equilibrio y cayó al suelo, lamentablemente murió de manera instantánea debido a politraumatismos. En el vertedero de Santa Rita vimos como la gente come en medio de la inmundicia, incluso, llegan a ingerir comida de la basura; yo vi a un anciano recoger un frasco de dulce en almíbar, abrirlo y comer del mismo. Otro elemento oprobioso de este mundo sórdido, son las mafias o roscas que controlan in situ el comercio de la recuperación de residuos sólidos. En muchos casos la lucha bestial por el control de los botaderos de basura ha resultado en tragedia. Esta realidad se repite en todo el territorio nacional. En resumen, ir a un basurero en Venezuela significa ser testigo de una realidad inhumana, de una realidad socio-ambiental vergonzosa.
Solución
Una opción para revertir esta grave situación, es mediante la articulación de una política de saneamiento ambiental que genere una acción conjunta de los entes del Estado como por ejemplo: alcaldías, Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, Guardia Nacional, Defensoría del Pueblo, Policía Municipal, organizaciones no gubernamentales y consejos comunales.
Las tres R
Otra opción que vale la pena poner en práctica a fin de contribuir a la solución del problema de los basureros, es brindar incentivos fiscales a la pequeña y mediana industria para el establecimiento en el municipio de recuperadoras de vidrio, plástico, metal, papel y cartón y de esta manera promover la cultura de las tres "R", es decir, recuperación, reutilización y/o reciclaje de basura. Si las personas clasifican en casa los residuos y periódicamente los llevan a un centro de acopio, donde los puedan vender o canjear por ejemplo tickets de alimentación, con certeza disminuirá la cantidad de residuos recuperables que llegará al botadero, tornando poco atractiva la actividad de escarbar en la miseria; simultáneamente a esto se incrementará la vida útil del vertedero o relleno.
wijimenez@terra.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.