martes, 12 de julio de 2011

Arbol


Soy un árbol

Soy un inmenso árbol,
a veces mustio a veces verde
depende de la lluvia.

Mis manos son mil ramas
que se empeñan en cruzarse
unas contra otras, invasivas.

Tengo flores, muchas de ellas,
pero sólo vienen en mayo, rosadas, moteadas,
y caen pronto, lastimosamente húmedas,
al hacerse viejas.

He crecido mucho,
hacia arriba, hacia los lados
y hacia abajo, al tan oscuro
así lo dice mi tallo rebelde.

No temo a mi destino
que me hace inmenso y fuerte
porque al igual que se sumen mis raíces
haciéndome profundo y escondido
se yergue mi copa volviéndome invisible.

Hago un empeño si estoy triste
y me peino con el viento,
abrazo a mi pájaro, me desvisto
y así pasan sin dolor los años.

Soy un árbol
¡qué feliz me siento hoy!
cuando pienso en la angustia
que tuve en otras vidas...

...en otras vidas,
(aunque se diga que las árboles no reencarnan)
cuando penaba por las calles atestadas
bajo aquella ajustada máscara de humano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.