martes, 9 de diciembre de 2014

FUNDACIÓN LA SALLE: PRODUCTIVIDAD CIENTÍFICA DURANTE 57 AÑOS


Heidy Ramírez Schmegner
@ideagenial

Desde sus inicios Fundación La Salle se ha dedicado a promover integralmente al venezolano para que pueda amar al país y procurar su desarrollo

Fundación La Salle de Ciencias Naturales se dedica a impartir educación técnica para el trabajo, a desarrollar investigaciones científicas relacionadas con las ciencias naturales y sociales propias de Venezuela, y a transferir a las comunidades y relacionados las herramientas necesarias para ejecutar programas de extensión y producción que promuevan su autodesarrollo, especialmente en las poblaciones más desasistidas.

Un país crece en la medida en que se genere conocimiento y tecnología, por eso debe dársele a la ciencia el lugar que le corresponde, es importante que se comprenda que esa es la vía para hacer un mejor aprovechamiento de los recursos y de las riquezas culturales y de esa manera promover el desarrollo sustentable 

Si no se orienta a la comunidad a la cultura del trabajo difícilmente lograremos que la educación tenga un efecto en el tiempo. Francer Goenaga

El término productividad científica se escucha poco en el país, querer elevarla como objetivo es sin duda extraordinario y más si se tiene como reto la permanencia en localidades de bajos recursos. Esto resume la actividad de la Fundación La Salle, organización venezolana sin fines de lucro, que va rumbo a los sesenta años cumpliendo su misión de servicio a las comunidades más desasistidas, comprometida con el país, impactando en la vida de miles de personas, que hoy son agentes de cambio en sus familias y sus comunidades. Al pensar en La Salle, no puede dejar de nombrarse a su creador, Pablo Mandazen Soto, mejor conocido como el Hermano Ginés, quien lideró a un grupo de investigadores motivados por el conocimiento y el interés por la conservación de los recursos naturales y culturales del país, hoy desaparecido pero recordado con agradecimiento. Francer Goenaga, presidente actual, fue seleccionado recientemente por la Revista Gerente entre los 100 Gerentes más Exitosos de 2014 otro elemento para sumar a la gran celebración aniversaria del pasado 5 de diciembre y quien gentilmente nos comentó sobre la trayectoria. 

¿Cuál es el balance en investigación, educación y extensión-producción, que son los modos de acción de la Fundación La Salle? Desde sus inicios la fundación se ha dedicado a promover integralmente al venezolano para que pueda amar al país y procurar su desarrollo y a generar conocimientos en aspectos sociales ambientales y sociales mediante la investigación. Hemos trabajado en formación técnica y cultura de trabajo. Tenemos 5 escuelas técnicas y 2 institutos universitarios. Seis sedes donde se imparte educación técnica enfocada en los temas más relevantes en cada una de las regiones.

¿De qué se encarga el área de extensión-producción? es un mecanismo mediante el cual podemos socializar el conocimiento que se ha generado, esto es, la transferencia tecnológica puesta en las manos de la comunidad. Es el trabajo que se realiza con productores y agricultores orientándolos sobre diversos tópicos. Tenemos por ejemplo la población de Punta de Piedras, en oriente, donde hay cultivadores de mejillones; en Boconó, apoyamos a los productores de hortalizas entrenándolos con relación al aprovechamiento de las semillas; o en Cojedes donde hemos mejorado los cultivos de yuca y batata. Desde el punto de vista educativo, La Salle ha formado 12 mil técnicos medios y 20 mil técnicos superiores universitarios. Buscamos una educación integral que no solamente se encargue de la fitotecnia, zootecnia, oceanografía, mecánica sino que también tenga un componente humano cristiano y de orientación al trabajo. Si no se orienta a la comunidad a la cultura del trabajo difícilmente lograremos que la educación tenga un efecto en el tiempo.

¿Cuál es el perfil del egresado? Es un profesional que ha desarrollado una formación técnica en temas que son relevantes para la región donde se encuentra y adicionalmente tiene un complemento importante en principios y valores que lo orientan a desempeñarse como un servidor.  Todos somos servidores independientemente del rol que tengamos en la fundación. Por otra parte hay un sector que no está escolarizado y también esta instrucción se aporta mediante los centros de capacitación laboral. Los jóvenes con edades mayores a los 16 años que no están en el sistema educativo tienen la oportunidad mediante cursos cortos de adquirir una herramienta para desempeñar su trabajo en administración, enfermería, informática u otras áreas que le puedan dar una posibilidad de trabajo. Muchas de esas propuestas vienen de lo que la comunidad manifiesta como una necesidad.

¿Cuál es el proyecto al futuro? Hemos aprovechado el cierre de este período para presentar una nueva propuesta. La hemos denominado Visión 20-20, asociada al concepto médico de mirar hacia adelante con visión perfecta. Para ello nos planteamos hacer una evaluación de cuál ha sido el impacto de La Salle en cada una de las comunidades. Revisar qué ha sido de la vida de los egresados. Somos 1027 trabajadores a nivel nacional, 8 mil estudiantes actualmente, hemos egresado más de 30 mil estudiantes, si eso lo multiplicamos por cinco, como efecto, hablaríamos de un impacto de 60 mil personas de manera directa. En el área de investigación queremos reevaluar temas de impacto como el cambio climático y cómo las comunidades deben cambiar sus conductas para adaptarse a sequías extremas o lluvias prolongadas. Respecto a este tema tenemos el gran reto de dar a pescadores o agricultores las herramientas adecuadas para entender y abordar este tema. Queremos extendernos a otras zonas del país pero para ello hace falta el apoyo y que otras empresas se interesen en combinar sus políticas con la oferta de la fundación. Adicionalmente no nos podemos quedar esperando que haya oportunidades para los jóvenes por parte de los empleadores tradicionales, creemos que hay que incluir el emprendimiento como una oferta para que los estudiantes puedan desarrollar sus iniciativas y generar nuevas fuentes de empleo. Eso está dentro de la marco de la nueva visión y ya hay alianzas con la banca para iniciar la capacitación.

¿Y en investigación, La Salle continúa su labor? La primera Carta Pesquera y única la hizo la Fundación La Salle, también el conocimiento aportado sobre las comunidades indígenas. En el último ranking iberoamericano que se hizo sobre las organizaciones que aportan conocimiento aparecemos entre los diez primeros del país. Tenemos cinco laboratorios donde damos apertura a que jóvenes de otras universidades puedan hacer pasantías tanto en el Museo de Historia Natural  como en los centros de investigación. Esas prácticas muchas veces dan oportunidad a que los jóvenes se queden en la institución. Adicionalmente tenemos la Escuela de Oceanografía en Margarita donde se forman personas que salen con la iniciativa de ser investigadores.
 
¿Cómo  se mantiene la institución? Trabajamos con aportes. Las alianzas para nosotros son imprescindibles. Tenemos algunas con el sector gubernamental mediante el Ministerio PP para la Educación Universitaria, el de Ciencia y Tecnología, el ministerio de Salud, el sector privado mediante programas de RSE, también hacemos en ocasiones asesoría técnica en proyectos, alquiler de espacios, de manera que podamos tener ingresos adicionales y así hacer sostenible el presupuesto Suele ser complicado mantener una institución con más de mil empleados y con presencia en doce localidades.

¿Cómo motivar a los jóvenes a que sean investigadores y científicos? Eso está asociado al criterio que usamos de aprender haciendo. Cuando los jóvenes tienen la oportunidad de salir en el buque oceanográfico Hermano Ginés y vivir con los investigadores que están en el Proyecto Cariaco, la experiencia de estar en altamar, el hacer levantamiento de información y otras interacciones hacen que muchos se enamoren de la investigación. Pero es imprescindible que se sienta que la labor es útil, que el individuo se sienta identificado con el objetivo. Un país se desarrolla en la medida en que se genere conocimiento y tecnología, por eso debe dársele a la ciencia el lugar que le corresponde, es importante que se comprenda que esa es la vía para hacer un mejor aprovechamiento de los recursos y de las riquezas culturales y de esa manera promover el desarrollo sustentable. Si un país destina presupuesto al conocimiento científico, se siente que sí hay un incentivo, un reconocimiento para la ciencia, así los jóvenes se estimulan a estudiarla pues saben que al momento de incorporarse al mercado de trabajo tendrán oportunidades. Es lo mismo que ocurre con la docencia. 
Heidy Ramírez y el Pdte. de Fundación La Salle F. Goenaga
La Fundación La Salle tiene el Buque Oceanográfico Hermano Ginés y el Buque Paraguachoa. El primero es plataforma de formación e investigación oceanográfica para estudiantes del instituto universitario. Presta servicio al Proyecto Cariaco y mensualmente viaja en él el equipo de investigadores a colectar muestras. El Paraguachoa fue adquirido con la finalidad de promover la pesca, está actualmente en reestructuración para ponerlo operativo en marzo del año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.