martes, 11 de febrero de 2014

PRIMER CORREDOR ECOLÓGICO MARINO DE VENEZUELA



Propuesta de Fundación Caribe Sur

 









Caribe Sur solicitará al Ministerio del Ambiente la declaratoria del primer corredor ecológico marino así como la ampliación de los parques nacionales Península de Paria y Turuépano
Un corredor ecológico conecta áreas protegidas de alta biodiversidad, a fin de contrarrestar la fragmentación de hábitats y la pérdida de diversidad biológica, proteger los procesos ecológicos, facilitar la dispersión de especies y mitigar los impactos de actividades humanas
La mayor amenaza para los ecosistemas es la fragmentación, por eso una de las estrategias es crear corredores ecológicos que buscan evitar pérdida de biodiversidad y la degradación ambiental
Heidy Ramírez S.
@ideagenial

La Asociación Civil Fundación Caribe Sur, con el respaldo de organizaciones ambientales y académicas y de comunidades costeras, solicitará al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, Minamb, la declaratoria del primer corredor ecológico marino de Venezuela y la ampliación de dos Parques Nacionales marino-costeros: Península de Paria y Turuépano.  
El director ejecutivo de Caribe Sur, el biólogo y educador Juan Carlos Fernández explica la razón de esta propuesta. ¨Los ecosistemas marinos de las islas oceánicas de Venezuela son reservorio de biodiversidad de importancia mundial y fuente de larvas para las pesquerías del Caribe, pero este patrimonio natural de todos los venezolanos está seriamente amenazado por contaminación, sobrepesca y proyectos turísticos que atentan contra estos frágiles ecosistemas. Por tanto se propone un corredor ecológico, que es un área que conecta áreas protegidas de alta biodiversidad, a fin de contrarrestar la fragmentación de hábitats y la pérdida de diversidad biológica, proteger los procesos ecológicos, facilitar la dispersión de especies y mitigar los impactos de actividades humanas¨.
La propuesta de Caribe Sur abarca los archipiélagos de las Aves, Los Roques y La Orchila, bajo la figura de Reserva de Biósfera e incluye la declaratoria del Parque Nacional Archipiélago Las Aves (una figura más restrictiva y protectora para la zona) y el Refugio de Fauna Silvestre Archipiélago La Orchila con el objeto de preservar este importante patrimonio natural para las futuras generaciones, en especial frente a la improvisada expansión de proyectos turísticos de alto impacto ambiental negativo en nuestras islas. Entre otros beneficios, el  corredor marino, facilitaría la conservación de especies protegidas y la lucha contra su tráfico ilícito, como es el caso de las aves, tortugas marinas, el botuto, la langosta y los caballitos de mar, entre otras. Además acota el biólogo, se trata del patrimonio ambiental venezolano, la herencia natural que se dejará a las venideras generaciones.
Según Fernández, un ejemplo de esta amenaza es el del Parque Nacional Archipiélago Los Roques, primer parque marino del país creado en 1972 para proteger ecosistemas de gran fragilidad. Como otras áreas insulares y costeras, este mágico lugar natural se ve afectado por una errónea estrategia de algunos sectores gubernamentales que desarrollan complejos turísticos y habitacionales que generan contaminación, destrucción de ecosistemas y otros impactos potencialmente irreversibles que ponen en peligro el patrimonio natural.  
En torno a este tema, Caribe Sur apoya la iniciativa del Ministerio del Ambiente en un alentador proyecto denominado Fortalecimiento del Sistema Venezolano de Áreas Protegidas Marino Costeras, cofinanciado por Fondo para el Medio Ambiente Mundial GEF-PNUD (ante el cual este año se cumple el plazo final para la declaratoria de las áreas). La meta es proteger el 10% del territorio marino nacional mediante la creación y/o ampliación de 24 Áreas Protegidas Marino Costeras (APMC) que incluyen, tanto la ampliación de los Parques Nacionales de Paria como la creación de un corredor ecológico marino que abarcaría los archipiélagos de Las Aves, Los Roques, La Orchila y también la isla La Blanquilla y el archipiélago Los Hermanos.
Fernández aclara que, si bien este corredor es de mayor tamaño que el propuesto por Caribe Sur, no considera las barreras oceanográficas y de conectividad biológica (topografía submarina, corrientes, nutrientes y flujo de organismos) que separan a las islas orientales de las centrales y lo más importante, no considera la designación de áreas protegidas para las islas que lo conforman.
Por otra parte, resulta contradictorio que el proyecto de decreto del Plan de Ordenación y Gestión Integrada de Zonas Costeras POGIZC, también preparado por el Minamb, contempla el mismo corredor ecológico marino pero, le asigna la difusa figura legal de “Hábitat Especial para la Explotación y Uso Intensivo Controlado”. Para la ONG esto es preocupante pues difiere del propio proyecto de fortalecimiento de APMC y contraviene la normativa legal que protege al Parque Nacional Archipiélago Los Roques, por lo que debe ser revisado y corregido.
Caribe Sur es una organización venezolana que arriba a su 10º aniversario con la misión de promover el desarrollo sustentable de la ecorregión del Caribe Sur, mediante la conservación de su patrimonio natural y cultural. La iniciativa que presentará al ministerio forma parte del Proyecto “Islas del Caribe Sur: Patrimonio de la Humanidad”, un corredor ecológico transfronterizo entre las Antillas Holandesas y Venezuela, que impulsa fundación desde 2004, para la Lista de Patrimonio Natural de la Humanidad de UNESCO y que cuenta con el apoyo de la Alianza para la Ecorregión del Caribe Sur, integrada por organizaciones civiles y gubernamentales de Aruba, Curazao, Bonaire, Panamá, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.