viernes, 12 de agosto de 2011

Zoológicos: ¿Relación del hombre con la fauna o la fauna al servicio del hombre?

@loysleso

El cautiverio de animales para la exhibición, existe desde hace 3000 años, cuando las civilizaciones orientales, especialmente asiáticas, recreaban parques en donde albergaban especies animales de varias partes del mundo, visitadas o conquistadas. Esa tradición fue heredada por los romanos, que además utilizaban los animales para espectáculos circenses, en su mayoría mortales.
La tradición de tener expuestas colecciones de fauna exótica se mantuvo a través del tiempo hasta el presente. El Parque Zoológico. Las Delicias, ubicado en el estado Aragua, primer zoológico venezolano, fue fundado con el repertorio privado del General Juan Vicente Gómez. Claro que
el concepto ha ido evolucionando, las nuevas investigaciones y adelantos científicos en materia de comportamiento animal, y la sensibilidad creciente hacía estos ha  generado cambios que en algunos países se aplican y en otros no tanto. Sin embargo, el concepto del zoológico es cuestionado por algunos sectores, gracias precisamente a los nuevos descubrimientos sobre el hacer de la fauna y la presión del ser humano sobre sus recursos naturales. El principal argumento a favor de los zoológicos es el fin educativo, luego la investigación científica, conservación de especies en peligro de extinción y finalmente, el entretenimiento. El entretenimiento fue en un principio el objetivo fundamental de los zoológicos modernos, de allí la presentación de espectáculos (humanizados) con animales.
En contra, la pregunta: ¿se justifica tener a un animal fuera de su habitad natural para el servicio de estos fines? Sin duda, un tema complejo que toca los extremos de detractores y defensores.
Sin embargo, este tema deviene en un matiz de grises que vale la pena conocer en detalle. A la par, otros temas como el tráfico, caza ilegal y compra de especies exóticas, el maltrato en los pocos, pero aún existentes espectáculos circenses, el sacrificio de animales para ritos y creencias mágicas y esotéricas, el mal estado de los zoológicos, entre otros usos y abusos, son asuntos que se relacionan con el tema. La controversia dista de tener una conclusión definitiva. Intentaremos deshilar y conocer un poco más sobre el objetivo de los zoológicos con la ayuda de opiniones que se posan a la derecha e izquierda del asunto. Esmeralda Mujica, bióloga especializada en patología de peces y trabajo veterinario, presidenta de la Asociación Venezolana de Parques Zoológicos, miembro de la Asociación
Latinoamericana de Zoológicos y del equipo profesional de Vitalis.
Además, en el pasado, parte del equipo técnico del Acuario de Valencia durante varios años, es la voz experta que nos ayuda a comprender, más de cerca, la función de los zoológicos.

¿Para qué tener zoológicos?
EM: Los zoológicos están en las grandes urbes para que los ciudadanos que no tiene acceso a la fauna puedan entrar en contacto con ella. ¿Cuándo un niño valenciano va a tener contacto con una tonina si no es en el Acuario? Los animales de los zoológicos son embajadores de sus congéneres.
Marc Bekoff, doctor en etología y experto en conducta animal,plantea, en una conferencia publicada en www.canarias7.es, que loszoológicos son mal sitio, según Beckoff, para que un niño aprenda algo sobre animales salvajes. «Es mucho mejor un vídeo sobre su vida en libertad», recomienda.

¿Cuál es la función de un zoológico?
EM: Antes, entretener, ahora los zoológicos tienen cuatro objetivos: educar, investigar, conservar y recrear. Los zoológicos son instrumentos de conservación a favor de los animales en riesgo. Deben ser centros de investigación para que los expertos tengan más conocimiento al momento de salir al campo a investigar sobre las especies. Los zoológicos son para que la gente se sensibilice, para que entienda que no puede comprar un mono en la carretera, porque por cada mono que se compra en la calle ocho han muerto.
Marc Bekoff opina sobre este punto que los estudios sobre animalesen cautiverio no sirven de mucho, «porque están estresados y no reflejan su comportamiento real».

Si la función es educar, ¿por qué las personas, por ejemplo, le tiraban objetos a las toninas en el Acuario de Valencia?
EM: Porque no había ni hay un programa de educación, como lo hubo durante un tiempo, cuando se logró disminuir el lanzamiento de cosas a las toninas. La gente no va al zoológico a aprender, va a recrearse y por eso es que es tan importante que las exhibiciones en los zoológicos sean adecuadas para los animales, que los animales estén activos, que las jaulas no parezcan cárceles, que tengan el tamaño y ambientación adecuada y que tengan guías formados que enseñen al público sobre las especies.
Stephen Kellert, investigador ecológico, realizó una serie de encuestas cuyos resultados muestran que los concurrentes a los zoológicos conocen mucho menos de animales que los cazadores, pescadores o simples aficionados, y sólo saben un poco más que quienes declaran no tener interés alguno en ellos. Además, descubrió que el público que visita los zoológicos no pierde ciertos prejuicios generalizados acerca de determinados animales por ejemplo, las serpientes.

¿De donde vienen los animales que están en los zoológicos?
EM: La gente cree que los zoológicos van por el mundo cazando animales, eso ya no es así, así se hacía en el siglo XIX. Actualmente muchos zoológicos lo que hacen es reproducir animales que se  intercambian, esto también apoya la conservación de especies en extinción. Hay convenios internacionales que reglamentan este tema. La Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza
y la Organización Mundial de Zoológicos dicta los parámetros y metas hacia donde deben ir todos los zoológicos del mundo. También llegan por donación, después de Semana Santa no te imaginas la cantidad de animales que entran a un zoológico.

¿Por qué?
EM: Porque la gente los compra en la carretera, se los “consigue” en el campo y quiere tenerlos de mascotas. Después no saben que hacer con el animal y, en el mejor de los casos, lo entregan a los zoológicos. Hubo un momento, en los años 90´s, en que las personas querían tener animales exóticos en sus casas, como las guacamayas, en extinción además, cuando con poner comida para aves en un árbol en el patio o balcón de tu casa puedes tener aves. Hay gente que tiene culebras, por ejemplo, que tienen gallos y perros para peleas. Otros capturan animales para sacrificarlos en rituales exotéricos o ritos religiosos, asunto último que ha aumentado en nuestro país considerablemente. La cacería ilegal es otro problema, Rosito, el manatí que teníamos en el Acuario fue una cría capturada por pescadores que mataron a la madre y que luego no sabían que hacer con la cría. Actualmente hay un mercado que compra animales exóticos para tenerlos en grandes complejos hoteleros como ornamento y entretenimiento. El problema es ese, el ser humano por su misma condición se siente más poderoso que otras especies y quiere tener cosas bajo su poder, y ese es el papel del zoológico, educar. Otro problema son los circos con animales que no tienen ningún fin, es hacer un espectáculo con unos animales haciendo cosas de humanos, y los mantienen en las peores condiciones. El año pasado un circo abandonó a dos osos en Guayana, uno murió de inanición y el otro fue a dar al Zoológico Baradidas de Barquisimeto. Lo mismo sucedió con aquel famoso oso pardo del comercial de colchones, ese animal era de un circo y también fue abandonado y fue llevado al Zoológico las Delicias. Recibir un animal como esté en un zoológico necesita infraestructura, manejo, presupuesto, logística y recurso humano, cosas de las que carecen los zoológicos en nuestro país. Por ejemplo, mantener una guacamaya en buen estado cuesta, al menos, 350 BsF mensuales.

¿Por qué la mayoría de los zoológicos venezolanos están tan atrasados o en mal estado?
EM: Aquí hay una brecha muy grande entre el nuevo conocimiento y evolución de los zoológicos y los que manejan y gestionan los zoológicos. Hay que formarse en la materia e invertir en los zoológicos. Solo la comida de los animales cuesta un dineral. Hay que invertir en programas educativos que ayuden a la autogestión.

¿Qué opina de los detractores y activistas que están en contra de los zoológicos?
EM: Hay gente que dice: ¡No más zoológicos! Entonces ¿a dónde va a ir la gente? ¡No más toninas!, dicen; yo digo: No más toninas en esas condiciones. La ciudadanía tiene que exigir que el Acuario esté en mejores condiciones. Los zoológicos tienen su fin, por lo que se debe luchar es por tener zoológicos adecuados.

¿No es contraproducente para los animales estar en cautiverio?
EM: Se tiene que saber como se manejan los animales en cautiverio. Esas conductas erráticas que tienen algunos animales en los zoológicos, que caminan en círculo o de un lugar a otro sin parar, son trabajadas por los zoológicos actualizados en lo que se llama: Enriquecimiento Ambiental, que es darle a los animales actividades, si bien es cierto están en un espacio más limitado que en la naturaleza, al ejercitarlos consumen energía y bajan el estrés. Sí hay animales que no deben estar en cautiverio, como
los grandes primates y los delfines y ballenas, estos son bastante inteligentes y perciben el encierro como el ser humano. El problema es que los cuidadores no lo saben. Los veterinarios y biólogos en nuestro país no tienen formación de manejo de animales en cautiverio. Los animales en cautiverio viven más que en el ambiente natural, en cautiverio están a salvo de la depredación. Las cosas hay que verlas como son, nadie se pone a llorar cuando está un pescado en el plato, porque es parte de un recurso. El ser humano puede manejar sus recursos naturales. El hombre desde que existe ha vivido de la cacería, pero de una manera sostenible, el problema es que hoy el ser humano atenta contra sus recursos naturales.

¿Cómo funciona la conservación de las especies en peligro de extinción en los zoológicos?
EM: Por ejemplo, el Acuario  tenía un caimán hembra que fue la primera especie en comenzar el programa de conservación, esta especie está en peligro de extinción. Esta se reprodujo en cautiverio. Igual sucedía con los peces, especialmente el bagre rayado y cajaro, los primeros padrotes fueron liberados. Estas especies en peligro reproducidas en cautiverio son liberadas en su ambiente natural, esto es apoyado por programas de instituciones internacionales en pro de la conservación.

En un estudio sobre si debe o no existir hoy zoológicos, publicado en la revista electrónica Ciencia Hoy (www.cienciahoy.org.ar) se plantea una conclusión que quizás sea pertinente en este pequeño reportaje: “Existen hoy instituciones modelo que ejecutan programas de conservación para propagar especies en peligro de extinguirse y permitir que luego sean reintroducidas en sus hábitat naturales. También hay otras donde reina la desidia, en las que los animales son víctimas de falta de recursos y de malos tratos, por no decir de la omnipotencia humana”. Si el argumento educativo es importante para justificar la existencia de los zoológicos, ¿qué esperamos que enseñen acerca de los animales? ¿Su fisiología? ¿Su comportamiento? ¿La conservación de especies en extinción? ¿Compasión hacia los animales? Quizá se podrían también lograr estas metas con documentales, conferencias y salidas guiadas a ambientes naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.