viernes, 12 de agosto de 2011

Padre Nuestro...

Padre nuestro, que estás en el bosque, en el mar, en el desierto y en la ciudad.
Santificada sea tu creación, pletórica de desarrollo, fuerza y vida.
Venga a nosotros tu sabiduría, para proteger y desarrollar la belleza que nos has dado,
que está en la flor y en el arco iris, en el agua,
y en la fértil madre tierra, en el cálido alieno del sol,
y en la fresca oscuridad del descanso.
Hágase, Señor, tu voluntad, para que seamos personas humanas a tu imagen y semejanza
y asumamos el reto de mantener el proceso vital de tu creación.
Danos hoy el verdor de cada día, en el prado y en el monte,
en el jardín y en la tierra que agoniza.
Perdona nuestra irresponsabilidad, al no cuidar lo que nos has dado, como nosotros, por el amor.
Perdonamos a los contaminadores, y les instamos con vehemencia
a que abandonen su trabajo de destrucción.
Y no nos dejes caer en la desertización, que a la muerte conduce,
que niega tu obra y aniquila vida.
Y líbranos del conformismo, para que se transformen nuestras vidas,
en fuerza dinámica que reproduce la vida.
Amén. (Noé Morales-Rodríguez)

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.