viernes, 10 de julio de 2015

LA CULTURA DEL DESCARTE

Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 10-07-2015.  Columna: BioDazibao Global. p6. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez.

                
En su encíclica reciente dedicada al tema ambiental, el Papa Francisco se refiere a la Cultura del Descarte, nosotros la entendemos mejor o preferimos llamarla cultura del desecho o del desperdicio, que en esencia es la conducta de botar, desechar todo aquello que aparentemente ya no tiene utilidad, no sirve. Esta manera de actuar está relacionada con el consumismo exacerbado y con la obsolescencia de bienes. Esto obviamente tiene su razón de ser en el capitalismo: producir bienes de vida útil corta, es decir, que se vuelvan obsoletos rápidamente y así inducir a la población a aumentar la demanda de esos bienes para reponerlos y de esta manera garantizar una alta producción de los mismos, que a su vez demanda el aprovechamiento de recursos naturales para la obtención de la materia prima necesaria en su elaboración, y finalmente colocar los bienes en el mercado para el consumo de la población, que al poco tiempo los desechará por lo antes explicado, formándose así un circulo vicioso que el Papa llama cultura del descarte, la cual genera consecuencias desastrosas para el ambiente.
                Esa cultura del descarte es inculcada por diferentes vías, recibimos mensajes cuyo contenido es rechazar lo viejo y codiciar lo nuevo, lo moderno, se nos impone darle prioridad a la modernidad, se nos impone estar a la moda porque eso es bueno,              es correcto, lo contrario es malo, es anticuado; nos crean necesidades, por lo tanto hay que desprenderse por ejemplo del celular viejo, de la casa vieja, del carro viejo, de la ropa vieja, de los zapatos viejos, entre otros, y en consecuencia se impone consumir lo nuevo y al poco tiempo desecharlo, descartarlo. Actualmente debido a la alta inflación, nos vemos obligados a reparar muchas cosas que antes desechábamos, es más barato reparar que comprar. En el contexto social, es probable que de esa conducta de descartar, venga la manifestación (tal vez minoritaria) en nuestra cultura de rechazar a las personas ancianas, como por ejemplo dándoles un trato irrespetuoso u ocultándolas, entre otras actitudes repugnantes. Tenemos que aprender de la cultura de la India, donde el trato hacia el adulto mayor es muy diferente, son respetados, los ancianos son la experiencia, la sabiduría, son ellos quienes tienen la última palabra.
    
Alabado seas, mi Señor

En el capitulo primero de la encíclica, en el título Contaminación y Cambio Climático, subtítulo Contaminación, basura y cultura del descarte, el Papa Francisco aborda los tipos de contaminación que a diario afectan a la población tales como las emisiones atmosféricas, los agroquímicos y la basura, incluso comenta el efecto de la contaminación en la salud de la personas y específicamente de las más pobres. Seguidamente cuestiona a la tecnología y su articulación con las finanzas, ya que “pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros.” La tecnología es una invención de la especie humana, por lo tanto interpretamos que el Papa critica los supuestos avances del hombre en materia tecnológica, nos hace ver que estos avances son relativos, son discutibles. En cuanto a la contaminación causada por la generación de residuos y desechos tanto peligrosos como no peligrosos, el Papa Francisco afirma “La Tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más, en un inmenso depósito de porquería.”, esto es evidente. Luego afirma que “…el sistema industrial, al final del ciclo de producción y de consumo, no ha desarrollado la capacidad de absorber y reutilizar residuos y desechos.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.