martes, 21 de abril de 2015

UNA ECOCAUSA PARA CONSTRUIR PAÍS

Heidy Ramírez S.
@ideagenial

El automercado capitalino Excelsior Gama cuenta con una amplia labor ambiental que se centra en la generación de un compromiso del consumidor

Planes de reciclaje, de ahorro energético, la Ecobolsa, la bolsa oxobiodegradables son las aristas de una apuesta a un mejor consumidor y a un mejor país

Natacka Ruiz, gerente de Mercadeo de la organización, muestra orgullosa su protector de pantalla, ¨en Excelsior Gama construimos país¨, frase que representa el RETO (Renovación Estratégica a Tiempo Oportuno) de este año. ¨Nuestra perspectiva más importante es el cliente. Estamos en  tienda a las seis de la mañana para abrir la santamaría a las ocho, esa es nuestra manera de construir país, creemos que una mejor sociedad es posible en la medida en que todos asumamos la responsabilidad sobre nuestras acciones. Ser responsables con la familia, con las aguas, con la comunidad, con el planeta¨. Esta tienda de supermercados de la Gran Caracas, es ejemplo de capacidad gerencial con visión verde.

Cómo surge Ecocausa. ¨Es la marca que engloba todas las propuestas ecológicas que maneja Excelsior Gama. Nuestros primeros proyectos en la década de los noventa comenzaron con actividades de reciclaje de vidrio. La idea logró mucha acogida  y se involucraron completamente los vecinos. Hicimos otras cosas como recuperación de áreas verdes, pero veíamos como que no era suficiente. Teníamos que colaborar e incentivar a los usuarios finales para que incorporaran una serie de hábitos en su día a día. Lanzamos una página web en ese momento donde se hablaba de ecología e hicimos el lanzamiento de la Ecobolsa, así se consolidó Ecocausa¨. Este programa que nació en el 2009, tiene en la actualidad varias ramas: el reciclaje, el ahorro energético, la ecobolsa y la bolsa oxobiodegradable. En cuanto al primero, esta gerente explica que no solamente se trata de enseñar a reciclar sino de responsabilizarse como automercado de lo que genera la cadena de abastecimiento, desde la compra del producto hasta el desecho.  ¨Hoy en día tenemos compactadoras de cartón en las tiendas más grandes y llevamos ese material a sitios especializados. Más recientemente probamos también con el plástico termoencogible que empleamos como embalaje, el recurso lo recoge una empresa dedicada a su procesamiento¨.

Ahorro energético y familia eco. Sobre el ahorro energético, ¨comenzamos a trabajar en campañas de reducción de consumo energético en las instalaciones de la organización. En EG creemos en ello y desde antes de las regulaciones gubernamentales ya habíamos avanzado. Tenemos un informe de compromiso social donde se plasman los resultados de reducción de consumo¨. Esta práctica se transfiere a los empleados del grupo y a los clientes en las diversas comunicaciones. ¨Estamos enfocados en lograr una familia eco, dentro del concepto de compromiso social. Tenemos por ejemplo la frase: familia que come unida es feliz, campañas de ahorro de agua, de consumo de frutas y verduras incorporadas a la dieta y otros. Estos mensajes externos los llevamos a nuestros públicos internos porque de otra manera no hacemos nada¨, explica Ruiz.

La bolsa ¿necesaria?. EG es famoso por las Ecobolsas que generalmente tiene a disposición del público. Desde hace mucho han trabajado para impulsar el uso de esa gran bolsa, reusable, no de plástico, que el cliente lleve al hacer sus compras. Pero aunque, como explica Natacka Ruiz, en cada emisión se distribuyen unos 30 mil ejemplares, todavía el venezolano tiene algunas barreras para modificar completamente sus costumbres. El problema es que la bolsa de plástico convencional es altamente contaminante e impactante ambientalmente por su largo período de degradación. ¨Aunque el cliente no la traiga no pensamos en dejarla de promocionar, debemos seguir trabajando sobre esto. Sí vemos que la usan para otras cosas, lo cual es al menos un reuso¨. Como alternativa EG fue más allá y también tiene la bolsa oxobiodegradable (que aun siendo de plástico se degrada al cabo de dos años por acción del oxígeno y organismos microbiológicos). Los estudios certifican que efectivamente este material se desintegra. ¨Decidimos por compromiso optar por esta tecnología. Fuimos los pioneros en hacer el cambio¨.


Un camino largo pero en conjunto. ¨El gran reto que tenemos es articularnos con empresas privadas y otras intermediarias para generar soluciones. También necesitamos coordinar proyectos con alcaldías, gobernaciones y administración central porque tenemos mucho qué andar con el procesamiento de desechos. En los últimos tiempos hemos trabajado en alianza con una empresa llamada Orgánica, que recoge y procesa nuestros desechos orgánicos¨. De igual manera desde ANSA (Asociación Nacional de Supermercados y Afines) se han articulado varias alternativas. Esta red tiene un comité de responsabilidad social que el año pasado discutió el tema de las bolsas pensando en diseñar un modelo único para todos los establecimientos. ¨Si queremos encontrar una solución, no es lo mismo que trabajemos solos a que trabajemos en conjunto¨.  Todos los avances tienen en mente la apuesta al consumidor. Sobre las posibles percepciones complejas que puede tener éste hoy en día que dificulten los contenidos a difundir por EG, Ruiz comenta ¨entendemos que el supermercado es el lugar donde la crisis te alcanza, pero también es cierto que si no trabajamos otro tipo de mensajes desde el supermercado, la experiencia de compra puede ser cada día peor y nosotros apostamos siempre a una mejor Venezuela¨.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.