viernes, 1 de febrero de 2013

FUNDACIÓN TIERRA VIVA RINDIÓ CUENTAS



Esta ONG venezolana tiene veinte años de existencia y proyectos en diferentes áreas enfocados a promover el desarrollo sustentable; el trabajo, la constancia y la confianza en el país son sus pilares

Heidy Ramírez S.
@ideagenial

En un emotivo encuentro decembrino en la Casa Anauco, patrimonio cultural venezolano situado en San Bernardino, Caracas, la Fundación Tierra Viva hizo lo que todos queremos que emulen las instituciones públicas y privadas del país, presentó sus alcances desde el 2010, además de celebrar veinte años de vida. Se encontraron ambientalistas, directivos y amigos de esta ONG para ver con orgullo los logros y lo más importante, para asegurar que la labor se mantendrá porque los proyectos son muchos. Alejandro Luy, gerente general fue el vocero, sin embargo participaron, desde Japón, Anita Reyna, fundadora; Mercedes de Freitas, vicepresidenta; Edgardo García Larralde integrante del Consejo Superior, Soliria Menegatti, responsable de algunos programas y otros miembros destacados. Fue recordado el profesor de Ciencias Roger Hammond, cuyos aportes también contribuyeron a esta trayectoria.
Fundación Tierra Viva tiene como estrategia el enfoque en regiones, así se despliega en el Lago de Valencia, el Delta del Orinoco, el Parque Nacional Henri Pittier y el Parque Nacional San Esteban Esas son las cuatro áreas geográficas en las que trabaja. Transversalmente se tienen el Programa de Comunicación para el Desarrollo Sustentable y dos proyectos especiales: Productos con Historia y Redes Ambientales. Esta forma de trabajar le ha permitido ser más eficiente. Así por ejemplo, la artesanía Warao que viene del trabajo con comunidades en el Delta, puede ser comercializada en Productos con Historia.
Comunicación para el Desarrollo Sustentable. Según Luy, la idea es comunicar siempre lo que está pasando, quiénes están haciendo cosas y dónde. Por eso se ha desarrollado una estrategia comunicacional basada en el Portal de Desarrollo Sustentable (http://www.desarrollosustentable.com.ve/). En él existen cerca de mil documentos. La difusión  del material se apoya en twitter (@TierraVivaVzla)  y boletines (se han producido 48). También en alianza con 120 farmacias de Botiquería, se han logrado nueve dípticos divulgativos, tres micros radiales y tres micros para televisión.
Redes ambientales. Es una idea cofinanciada por la Unión Europea que une también a  Vitalis, Fundación AguaClara y Bioparques en actividades para diferentes públicos y en diferentes lugares. De los alcances se cuentan dos ediciones del Directorio de ONGs; foros temáticos; 19  comunicadores que han culminado el diplomado  “Manejo de la Fuente Ambiental” y diez talleres (en Caracas, Valencia y el Delta) sobre temas ambientales y gerenciales.
Productos con Historia. Este programa está funcionando desde 2008. Su misión es apoyar en mercadeo y comercialización a personas que tienen emprendimientos en todo el país con criterio de calidad y responsabilidad ambiental. Existe un catálogo digital donde están setenta emprendimientos apoyados (www.tierraviva.org/catalogo) y adicionalmente se organizan ferias y se emiten boletines electrónicos para captar al público comprador (particulares o empresas).  
Delta del Orinoco. En la zona se tienen dos proyectos, el apoyo a emprendedores de la etnia Warao (a los cuales se dictan talleres sobre técnicas y diseños innovadores) que trabajan piezas de las fibras bora y moriche y diferentes semillas como lágrimas de San Pedro, peonías y paraparas.  Y un segundo plan cuyo objetivo es una mayor divulgación de los Derechos Humanos en este grupo social.
Cuenca del Lago de Valencia. En este sector uno de los focos ha sido el abordaje de la biodiversidad en la ciudad como tema clave de educación ambiental, desde el fortalecimiento de la labor en parques naturales recreativos. Otro de los temas ha sido la gestión Integral de Residuos Sólidos. Tierra Viva empezó hace cinco años en alianza con la alcaldía de Valencia, una experiencia piloto en la urbanización La Isabelica. Como resultado se capacitaron 300 docentes y se editó el manual “Manejo Adecuado de Residuos Sólidos”.
Parque Henri Pittier y Parque San Esteban. En las áreas aledañas a estos parques se ha estimulado el fortalecimiento de la cultura cacaotera. El adiestramiento de los productores ha sido la clave en fortalecimiento organizacional, agroturismo, producción de derivados, entrenamiento en herramientas de administración, tareas de mejoramiento de la calidad de grano y comercialización, equipamiento e infraestructura, entre otros. Una preocupación especial es la promoción de la valoración y conservación del Parque Nacional San Esteban, con la incorporación de todas las comunidades a jornadas de reforestación.
Novedades para 2013. El Arca Criolla, una publicación sobre animales de Venezuela, de la autoría de Alejandro Luy es uno de los proyectos para este nuevo año. Así también está el Proyecto de Reciclaje de Aceite Vegetal Usado como Estrategia para el Desarrollo Sustentable que inició con las investigaciones de Alejandro Suels y fue merecedor del Premio Ecológico Henry Ford para Tierra Viva. Una idea que hay que empezar a vender, según comenta Luy, entre otras, como una consultoría para gente productora de café y proyectos de desarrollo de cultivos de cacao en el Delta. La tarea sigue, porque como acota ¨motivos para tirar la toalla siempre habrá, pero nosotros somos como el alacrán, es nuestra naturaleza estar involucrados en todo esto¨.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.