lunes, 20 de febrero de 2017

QUÉ HACER POR EL AGUA

Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 17-02-2017.  Columna: BioDazibao Global. p5. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez

Qué hacer por el agua
Uno de los instrumentos que nos ofrece la legislación ambiental venezolana y que bien merece ser rescatado, activado y fortalecido es el Consejo Nacional de Cuencas Hidrográficas, según expresa el Decreto N° 2.330 publicado en la Gaceta Oficial 35.042 del 4-09-1992. Otro instrumento similar son los Consejos de Cuencas Hidrográficas previstos en la Ley de Aguas de 2007, cuya función es elaborar y ejecutar el Plan de Gestión Integral de las Aguas de la correspondiente región hidrográfica. 
Nosotros en función de simplificar, hemos insistido en la conformación de una sala situacional para hacer el diagnóstico y monitorización del problema de la falta de agua en el municipio Mora, específicamente esto comprendería abordar la situación ambiental de la cuenca del río Canoabo, la cual suministra el agua que se consume en el litoral carabobeño.
Estos instrumentos tienen por objeto la articulación de iniciativas voluntarias y conocimientos, en función de lograr una gestión eficiente del recurso agua. La activación de los mismos es una oportunidad para consultar y escuchar a la población y organismos, y así enterarse directamente de las dificultades y posibles soluciones que puedan surgir de esta interacción. Soluciones que deben expresarse en proyectos viables y cuya asertividad, incluso los resultados, deben significar un aporte a la cultura ambiental que debe instaurarse en la sociedad.
Es sensato aprovechar cuanto antes los recursos que nos ofrece la legislación ambiental, porque no hacerlo es contribuir para que la misma se transforme en letra muerta. Por lo tanto debemos documentarnos al respecto, involucrar el mayor número de planteamientos y procurar generar una propuesta consensuada orientada a la solución definitiva del problema de la falta de agua.
Finalmente esperamos que tanto los entes del Estado, como la ciudadanía en general, logren alcanzar acuerdos cuyo fin último sea la mejora sustancial del servicio de agua potable, lo cual mejorará la calidad de vida de toda la población.

Alabado seas, mi Señor
En el capítulo cuarto de la encíclica, cuyo título es Una Ecología Integral, en el subtítulo Ecología de la vida cotidiana, el pontífice sostiene que “La calidad de vida en las ciudades tiene mucho que ver con el transporte, que suele ser causa de grandes sufrimientos para los habitan¬tes. En las ciudades circulan muchos automóviles utilizados por una o dos personas, con lo cual el tránsito se hace complicado, el nivel de contaminación es alto, se consumen cantidades enormes de energía no renovable y se vuelve necesaria la construcción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.