miércoles, 26 de noviembre de 2014

SEMANA EUROPEA DE PREVENCIÓN DE RESIDUOS



Heidy Ramírez
@ideagenial

Del 22 al 30 de noviembre 28 países de Europa organizan coordinadamente actividades destinadas a sensibilizar al ciudadano sobre la reducción del volumen de desechos
En Europa el 42% de los residuos va a los vertederos, el 20% es incinerado, un 22% es reciclado y un 17% va a compostaje.
Algunas acciones sostenibles propuestas: mantener los aparatos en buenas condiciones para que duren más tiempo, vigilar las fechas de caducidad para derrochar menos, usar las dosis exactas para limitar el consumo, acabar un producto antes de empezar uno nuevo.
En Navarra, España, existen convenios con entidades que recogen bienes de segunda mano que una vez recuperados pueden ser vendidos, esto genera empleo para personas en riesgo de exclusión y ofrece artículos a precios accesibles

Desde 22 y hasta el 30 de noviembre nuevamente se lleva a cabo en Europa la Semana de  Prevención de Residuos, una excelente idea que tiene como objetivo principal implicar a todo tipo de actores (administraciones públicas, asociaciones ciudadanas, empresas, centros educativos y otros) en la organización de actividades relacionadas con la reducción del volumen y la toxicidad de los desechos. Esta interconexión social, que bien podría ser emulada, es un envidiable ejemplo de sinergia enfocada a un logro que no sólo beneficia a un conjunto de países sino al planeta entero. 

Mediante estrategias creativas se capta el mayor número posible de ciudadanos para lograr una sociedad más consciente. Lo que se busca es impulsar acciones sostenibles para reducir los residuos; hacer públicas las tareas realizadas por los distintos actores mediante ejemplos concretos de prevención de residuos; e intentar modificar el comportamiento cotidiano de los europeos, en cuanto a consumo y producción. El programa de actividades cuenta con el respaldo de la Comisión Europea mediante el programa Life+, dedicado a financiar proyectos que contribuyen al desarrollo y la aplicación de la política y el Derecho en materia medioambiental. Fue lanzado originalmente para el periodo 2009-2012 y en la actualidad se desarrolla con otro proyecto 2013-2017, participan 28 países y cerca de 34 coordinadores de unas 12 mil propuestas (que van desde envíos de correos electrónicos hasta innovadores eventos en colegios y municipalidades). Como parte de la organización, la semana dispone de un documento donde están todas las actividades que se darán por país, un entramado de redes sociales donde se informa a las colectividades, direcciones electrónicas donde encontrar hojas informativas y bancos de ejemplos de todo lo que se puede hacer y se ha hecho. Existen materiales informativos en la red para ser reproducidos como afiches y volantes sobre todos los temas relacionados: cómo producir mejor, el ecodiseño, el compostaje, cómo organizar las compras y las comidas en el hogar, cómo cocinar con sobras, cómo alargar la vida de los bienes y productos (reparar, donar, reutilizar) y muchísimo más. Un ejemplo es un programa que se llevará a cabo en España e involucrará a unas cuantas decenas de restaurantes. Se trata de una campaña para promover que los clientes lleven a casa el resto de la comida que hacen en el restaurant para consumirlo el día después, como una manera de prevenir el desperdicio de alimentos.

Las acciones que se llevan a cabo durante la EWWR (las siglas en inglés de la semana) se centran en las “3Rs”: Reducción de residuos, Reutilización de materiales/productos y Reciclaje, haciendo énfasis en la jerarquía mostrada, es decir la reducción de residuos siempre debe estar en primer lugar. La premisa es pensar en usar cada vez menos recursos. La segunda opción a considerar es la reutilización de productos/bienes. La tercera y última opción que se incluye en el marco de la EWWR es el reciclaje de materiales.
Un objetivo principal es la toma de conciencia. Al respecto, en el continente europeo se manejan como cifras que un 42% de los residuos va a los vertederos, el 20% es incinerado, un 22% es reciclado y un 17% va a compostaje. Eso indica que existe un enorme despilfarro en materia prima y energía, lo que a su vez acelera el cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales. Lo que a la par se traduce en aumento de costos para el tratamiento asumidos en impuestos por parte de la ciudadanía (infraestructura, personal, gastos administrativos). En Europa cada persona genera semanalmente 10 kg de residuos, pero a la vez cada ciudadano agota 1000 kg de recursos empleados para fabricar los productos.
Los residuos por hogar se han duplicado en peso desde 1970. En los 28 países participantes en el programa cada persona generó en promedio 492 kilos durante 2012. Estas cifras son el resultado de una producción y un consumo no sostenibles. Aunque hay diferencias entre naciones, la mayoría usa los vertederos, fuentes de insalubridad y las incineradoras, que causan polución. Es por ello que una de las metas es elevar la sensibilización del público hacia el tema, hacer que en la gente despierte el interés por mejores prácticas. 

Uno de los temas centrales en esta semana europea es el desperdicio de alimentos, que recuerda la campaña de la FAO, ¨Piensa. Aliméntate. Ahorra¨. Esta preocupación mundial representa una pérdida sustancial de energía, tierra y fuerza de trabajo. Se dice que con la cantidad de comida que se pierde se podría nutrir a la población del planeta que no cubre sus requerimientos básicos diarios y se estima que en el mundo sufren de hambre crónica 842 millones de personas.  Es por ello que como parte de la campaña se ha diseñado material en 7 idiomas europeos (también en español) con tópicos como: entrenamiento en compostaje, alimentar a 5000 (recogida de alimentos no vendidos de agricultores, envasadores y mayoristas o de campos abandonados para preparar comidas y alimentar a un grupo grande de personas), estimular la donación de alimentos (alimentos no vendidos de supermercados, comercios y tiendas pequeñas, así como a alimentos sobrantes de escuelas o cafeterías y restaurantes comerciales), recogida (acudir a las granjas y recolectar aquellas frutas y verduras que no son aptas para la venta debido a una sobreproducción o porque están deformes, ligeramente dañadas o simplemente no tienen el tamaño adecuado), agenda (que los ciudadanos anoten toda la comida que tiran a lo largo de la semana para que luego analicen el por qué), cocinar con sobras, comida de desperdicio cero (mediante la organización y herramientas idóneas) y la promoción de los ecorestaurantes (optimizar la gestión de un restaurante en todos los aspectos ambientales).

Como dato muy significativo de la Semana Europea de la Prevención de Residuos es necesario destacar que aún cuando se trata de países del viejo continente, República Dominicana se incluyó en el programa con algunas iniciativas. Sin duda, va un paso adelante en Latinoamérica.

Sitios de interés para saber más sobre esta iniciativa (en inglés) la página web: www.ewwr.eu; en facebook: facebook.com/ewwr; en twitter: twitter.com/@2EWWR y una página adicional donde están las ideas para la acción: http://www.ewwr.eu/en/ideas/ideas-for-actions



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.