martes, 29 de abril de 2014

EL FIN VIENE



Diario: Notitarde La Costa. Fecha: 25-04-2014. p6. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Columna: BioDazibao Global. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez. e-mail: wijimenez@terra.com

En los años ochenta cuando estudiaba en Mérida, recuerdo que se leía en diferentes partes de la ciudad la frase “El fin viene”, la cual era pintada por una organización religiosa cuyo nombre ahora no recuerdo. Con frecuencia la veía y leía en una roca de gran dimensión localizada en el viaducto Campo Elías cerca de la  avenida 2 Lora. Treinta años atrás los religiosos tendrían sus razones para pensar así, en nuestro caso no asociábamos ese mensaje con la destrucción del ambiente, que por cierto ya estaba en curso, al menos yo no lo visualizaba, pero transcurrido el tiempo ahora parece tener fundamento esa premonición.   
A propósito de la celebración el pasado miércoles del Día Mundial de la Tierra,    se sabe que es motivo de preocupación la situación actual del ambiente. Ciertamente el ser humano ha mostrado avances importantes en ciencia y tecnología, como por ejemplo las llamadas tecnologías limpias, pero esto no ha sido suficiente para contrarrestar los daños al ambiente natural infligidos por las actividades humanas, siendo su expresión más evidente de los últimos tiempos el efecto invernadero y en consecuencia el cambio climático. Esta debacle ambiental ya se había advertido en 1972 en el libro los Límites del Crecimiento, que en esencia fue un informe presentado al Club de Roma por solicitud de éste, por un equipo de académicos del Instituto Tecnológico de Massachussets y donde se estudiaron los cinco factores básicos que determinan y a su vez limitan, el crecimiento en el planeta Tierra: población, producción agrícola, recursos naturales, producción industrial y contaminación.
Entre las conclusiones del estudio se destacan que: A) Si las presentes tendencias de crecimiento de los cinco factores antes mencionados no se modifican, los límites de crecimiento del planeta se alcanzarían en los próximos cien años. B) Es posible modificar estas tendencias de crecimiento y establecer condiciones de estabilidad ecológica y económica de tal modo que se prolongue de manera sostenible en el tiempo. Finalmente el estudio recomendaba que la población se preparara para un periodo de gran transición, es decir, del crecimiento al equilibrio global. Lamentablemente el mundo hizo caso omiso a estas recomendaciones, la depredación humana traspasó los límites y actualmente vemos como el nivel de los mares ha aumentado entre 10 y 20 centímetros, la temperatura promedio se ha incrementado cerca de un grado centígrado, los suelos para la producción agropecuaria se han degradado y la brecha entre ricos y pobres se ha ampliado.

Esteban Cuauro
El pasado jueves 17 falleció Esteban Cuauro, quien dedicó gran parte de su vida al cuidado de la Reserva Biológica de Montecano. El colega y amigo Ing. Miguel Guerrero Ordaz nos envía la siguiente nota: A finales de los años 70 del siglo pasado los miembros de la Junta Comunera de San José de Cocodite en Paraguaná, Estado Falcón, escucharon la propuesta de un grupo de investigadores de la naciente Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda y crearon la primera Area Natural Protegida Comunitaria del país, específicamente la Reserva Biológica de Montecano, actualmente en vías de convertirse en Area Bajo Régimen de Administración Especial. Un hijo de los comuneros, Esteban Cuauro, dedicó su vida a protegerla de múltiples enemigos con el apoyo del Centro de Investigaciones y Estudios de Zonas Áridas y la ONG Instituto Falconiano de Ecosistemas Costeros. Esteban se nos fue a morar eternamente entre las barbas de palo y el sonido del viento, en su amado Montecano. Hasta siempre Esteban, nos veremos por los senderos de ese tu bosque, nuestro monte encanecido con las barbas de la montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.