martes, 13 de noviembre de 2012

SEQUIA



Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 09-11-2012.  Columna: BioDazibao Global. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez.

 En los últimos años ha sido arriesgado vaticinar o hacer predicciones en relación con el clima. A menudo acontece exactamente lo contrario a lo que dice el boletín de previsión meteorológica en cuanto al tiempo atmosférico. Por esta razón las instituciones con competencia para emitir este tipo de información a veces quedan mal paradas y hasta pierden credibilidad en la población. Colocados en este punto, consideramos oportuno aclarar que las instituciones del ramo fundamentan sus afirmaciones en probabilidades, es decir, se pronostica sobre la base de que hay mayor probabilidad de que ocurra por ejemplo una lluvia de tales o cuales características, sin embargo se da el caso de que ocurre la condición atmosférica que tenía menor probabilidad, ocurre lo inesperado, generando desazón o desconcierto en las personas. Es necesario destacar que esto sucede porque el clima es producto de la concurrencia de diferentes variables que lo hacen complejo, incluso dinámico y las mismas escapan al control del hombre, influye el azar, por tanto los pronósticos a veces no aciertan, creándose la idea de que generalmente son errados, lo cual es injusto pensar de esa manera.
En resumen, es prudente aclarar que los pronósticos pueden estar bien sustentados, pero al final pudiera ocurrir otra cosa, esto forma parte del quehacer científico de quienes trabajan en meteorología. La predicción sobre el tiempo atmosférico no es perfecta. En todo caso lo que si podemos afirmar es que somos testigos del cambio climático. Esta realidad se rebela contra el bagaje de información estadística recopilada por años. Esta rebelión no menoscaba ese bagaje, por el contrario, le da relevancia.
No obstante a las últimas lluvias ocurridas en algunas regiones del país, nos atrevemos a afirmar con firmeza que estamos entrando en el periodo de sequía, tomando como referencia lo que indica el patrón de lluvia definido a partir de los datos históricos registrados en el país. Suponiendo que se concrete esta hipótesis, nos preguntamos: ¿estamos preparados para afrontar la época seca?, ¿están listos los planes de contingencia de darse una merma en el nivel de los embalses y en consecuencia comience a escasear el agua?, ¿la población ha sido informada sobre esta posibilidad?, ¿se han elaborado campañas de educación ambiental orientadas a enfatizar sobre el uso racional del recurso agua?, ¿se han organizado brigadas para la prevención, combate y extinción de incendios de vegetación?.


wijimenez@terra.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.