martes, 24 de mayo de 2016

FENÓMENOS EXPIATORIOS



Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 13-05-2016.  Columna: BioDazibao Global. p6. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez.

El incendio forestal ocurrido en Alberta, Canadá, está siendo vinculado con el fenómeno de El Niño; particularmente pienso que este fenómeno crea condiciones climáticas que incrementan la probabilidad de ocurrencia de incendios de vegetación, pero es el ser humano quien los origina, el hombre es el detonador, pasa a convertirse en la chispa que desencadena el fuego que año tras año destruye grandes extensiones de bosques en el planeta. Es necesario tener claro que es muy poco probable que los incendios se originen de manera espontánea, entonces no debemos tomar al fenómeno mencionado como chivo expiatorio, tampoco al de La Niña. Es importante no perder de vista la acción de la especie humana sobre el ambiente, es decir, su acción perturbadora, depredadora, la cual causa serios desequilibrios que tarde o temprano se revierten contra la humanidad. Unido a esto hay que tener en cuenta que la carencia de políticas pro conservación del ambiente, aceleran que la población sufra las consecuencias del desequilibrio ambiental.
En el caso de la grave crisis de la falta de agua, es cierto que en los últimos años la sequía se ha extendido, es decir, ha llovido menos en comparación con años anteriores según indican los registros y series históricas meteorológicas, pero también es verdad que las cuencas hidrográficas presentan problemas de destrucción de bosques o deforestación, degradación de los suelos, ocupaciones ilegales, conflictos de uso de la tierra, sedimentación de embalses, entre otros. Los problemas ambientales antes mencionados, traen como consecuencia la merma en la producción de agua de las cuencas, que en muchos casos llega a ser tan severa que hace imposible satisfacer la demanda de la población, lo cual obliga al racionamiento del recurso y en último caso, cuando el agua se agota, tal como ocurrió en el reciente periodo de sequía, solo queda asistir a la población con el reparto de agua por medio de camiones cisternas, situación esta angustiante e incómoda que genera mucha ansiedad.

En resumen, El Niño, La Niña y la carencia de políticas de conservación de cuencas hidrográficas, son verdades que desafortunadamente se citan o no según la conveniencia. 

Agua en Morón
            Mientras que en algunos sectores de Morón el agua está llegando casi que permanentemente por el acueducto, en otros la situación es totalmente diferente, el agua  llega semanalmente. Esto indica que hay una distribución del recurso agua que dista mucho de ser equitativa. Esto entra en contradicción con el principio especificado en el Artículo 5, numeral 3 de la Ley de Aguas, que dice: “El agua es un bien social. El Estado garantizará el acceso al agua a todas las comunidades urbanas, rurales e indígenas, según sus requerimientos.”

Alabado seas, mi Señor
En el capítulo tercero de la encíclica, en el título Raíz Humana de la Crisis Ecológica, en el subtítulo Crisis y Consecuencias del Antropocentrismo Moderno, el Pontífice reflexiona que “En la modernidad hubo una gran desmesura antropocéntrica que, con otro ropaje, hoy sigue dañando toda referencia común y todo intento por fortalecer los lazos sociales. Por eso ha llegado el momento de volver a prestar atención a la realidad con los límites que ella impone, que a su vez son la posibilidad de un desarrollo humano y social más sano y fecundo. Una presentación inadecuada de la antropología cristiana pudo llegar a respaldar una concepción equivocada sobre la relación del ser humano con el mundo. Se transmitió muchas veces un sueño prometeico de dominio sobre el mundo que provocó la impresión de que el cuidado de la naturaleza es cosa de débiles. En cambio, la forma correcta de interpretar el concepto del ser humano como “señor” del universo consiste en entenderlo como administrador responsable.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.