miércoles, 26 de junio de 2013

MUJERES NATURALISTAS EN VENEZUELA



Diario: Notitarde La Costa. Fecha: 31-05-2013. p6. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Columna: BioDazibao Global. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez. e-mail: wijimenez@terra.com

En abril publicamos un artículo donde referíamos la obra de naturalistas en Venezuela y específicamente colocamos como ejemplo solo a personas del género masculino. Obviamente quedé en deuda con el género femenino y por tal motivo en esta oportunidad quiero destacar la contribución de insignes mujeres que hicieron aportes relevantes en el campo de las ciencias naturales: la flora, la fauna, la orografía, la hidrografía y la geografía. Tales son los casos de Ruth Robertson, Julieta Salas de Carbonell, Cecilia Blohm y Zoraida Luces de Febres, entre otras.
Ruht Robertson fue una fotoperiodista estadounidense que organizó y lideró una expedición que se inició en abril de 1949 con el objetivo de llegar al pie del Salto Angel y fotografiarlo por primera vez desde ese lugar, incluso medir su altura que para la fecha era desconocida. Según el portal Código Venezuela esta periodista se trazó ese objetivo desde que sobrevoló el salto mencionado y a partir de allí comenzó a trabajar en función de lograrlo. En tal sentido buscó financiamiento para su expedición en la National Geographic Society, pero tal vez el machismo de la época hizo dudar que una mujer lograra tal objetivo, sin embargo, la revista le ofreció comprarle su historia y las fotografías si obtenía éxito. El 12 de mayo de 1949 Ruht Robertson y su equipo de exploradores llegaron a la base del Salto Angel, el cual había sido descubierto en noviembre de 1933 por el piloto Jimmie Angel. La misión de fotografiarlo desde la base se cumplió. La altura de la caída de agua midió 979 metros, siendo la más alta del mundo. En noviembre de 1949 la revista National Geographic publicó en extenso datos de la expedición, posteriormente en 1975 Ruht Robertson publicó su libro titulado Churún Merú: el ángel más alto y otras historias.
Otra mujer que ha trabajado por las ciencias naturales en el país es Zoraida Luces de Febres, quien fue discípula del sabio Henry Pittier y se destacó en el campo de la botánica, específicamente en agrostología; se dedicó al estudio de las gramíneas herbáceas silvestres. Es considerada la primera científica botánica venezolana, trabajó en el Laboratorio de Biosistemática y Citogenética Vegetal del Instituto de Biología Experimental, Facultad de Ciencias de la Universidad Central de Venezuela.
Julieta Salas de Carbonell estudió biología, escribió el libro El Misterio de las Fuentes, donde se presenta el testimonio de uno de los expedicionarios que llegaron a las nacientes del río Orinoco en el año 1951: su esposo Luis Manuel Carbonell. Esta bibliografía es importante desde la perspectiva de la historiografía natural. El texto es descriptivo y reseña, entre otras cosas, las condiciones inhóspitas que vivieron los participantes de la expedición, también se desmitifica a los nativos ancestrales que viven en esa región del país.
Por último, Cecilia Blohm se formó en educación y precisamente se dedicó a escribir en el campo de la educación ambiental para contribuir a la formación de conciencia conservacionista en el país.  
Celebración mundial
            El próximo miércoles 5 de junio se celebrará el Día Mundial del Ambiente. La fecha es propicia para la reflexión, para hacer un balance de la situación ambiental en el ámbito local, regional, nacional y/o mundial, para pasar de las palabras a la acción. Es un tema que no debemos soslayar, por el contrario hay que asumirlo con responsabilidad. ¿Qué estamos haciendo para evitar perjudicar el entorno?, ¿hemos tomado alguna iniciativa favorable?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.