domingo, 16 de septiembre de 2012

LO QUE SE HACE EN ESPAÑA CON LOS RAEE



Los residuos eléctricos y electrónicos conforman una cadena de responsabilidad: productor, distribuidor, usuario, gobierno local y nacional e instituciones sin fines de lucro
  
Thomas Lindhqvist, especialista en gestión ambiental de residuos electrónicos dice que si un usuario renueva su celular por moda, al menos podría pagar el costo ambiental que ello acarrea

La Responsabilidad Extendida del Productor alcanza a todo el proceso de fabricación de un producto, desde el origen hasta su disposición final

Heidy Ramírez Schmegner
@ideagenial
Miembro de Periodismo ante el Cambio Climático

Los RAEE son los residuos de los aparatos eléctricos y electrónicos, sus materiales, componentes, consumibles y subconjuntos que los componen, procedentes tanto de hogares particulares como de usos profesionales. Se habla en general de artefactos que necesitan de una corriente eléctrica para funcionar, del hogar o no, como  electrodomésticos, equipos de informática y telecomunicaciones, herramientas eléctricas o electrónicas, instrumentos de vigilancia o control y muchos otros. En España existe un sistema de gestión que resulta digno de emular. Según lo dispuesto en el Real Decreto 208/2005, los productores de estos aparatos son corresponsables de la disposición final, así como los distribuidores, ciudadanos y las administraciones públicas.
Esta medida corresponde a toda una política en el ámbito de la Unión Europea a inicios de la primera década de este siglo, la Directiva de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (Waste Electrical and Electronic Equipment, WEEE), que promueve el reciclaje, la reutilización y la recuperación de los residuos de estos equipos para reducir la contaminación. Toda la sociedad está involucrada y funciona articuladamente para lograr los resultados. Para el año en curso se publicó el 24 de Julio la nueva Directiva RAEE 2012/19/EU, la cual entró en vigor el 13 de agosto y tiene otras consideraciones sobre el tema. Allí se consiguen frases llamativas como desechos de la nanotecnología, las contrataciones públicas ecológicas, la reutilización, el cálculo de índices de recogida, la cooperación administrativa y el intercambio de información entre otras tantas. En este esfuerzo de productores, distribuidores, usuarios, gobiernos locales y entes sin fines de lucro, el hilo conductor es la conciencia y la aceptación de una medida pensando en el bienestar mundial.
Los productores
En este grupo se incluye a las personas físicas o jurídicas que fabriquen y vendan aparatos electrónicos con sus marcas propias, que vendan aparatos con su propia marca aunque hayan sido manufacturados por otros fabricantes o que importen o exporten desde y hacia otros países, indistintamente del tipo de venta utilizada (directa, a distancia o vía Internet).
En cuanto a los residuos, tienen la obligación de financiar los costos de la gestión de los mismos si son fabricantes. Pueden hacerlo de forma individual o a través de un Sistema Integrado de Gestión (S.I.G.). Deben inscribirse en el registro de establecimientos industriales y declarar a la Comunidad Autónoma en la que estén ubicados el procedimiento elegido para el cumplimiento de sus obligaciones. Una tarea primordial que deben cumplir es brindar la información necesaria al usuario sobre la correcta gestión de los RAEE (gestión ambiental, los sistemas de devolución y su gratuidad y recogida selectiva), la repercusión que tienen los costos de gestión de los residuos en el precio final de los aparatos y datos sobre los efectos sobre el medio ambiente o la salud humana de las sustancias peligrosas que los residuos pueden contener.
Los distribuidores
Cualquiera que suministre aparatos eléctricos y electrónicos en condiciones comerciales, al usuario final, se encuentra en este grupo. Un distribuidor puede convertirse en productor, si lo que vende no tiene identificación del fabricante o éste no se haya inscrito en el Registro de Establecimientos Industriales de ámbito estatal. Su obligación es aceptar la entrega de un producto viejo cuando vende uno nuevo de tipo equivalente o de igual función, sin coste para el último poseedor. El distribuidor lo entregará luego al gestor designado por el productor que le abastece. Debe también facilitar la información que proceda de los productores sobre el reciclado y los sistemas de recogida y gestión.
Los instaladores y los usuarios
La regulación indica que cuando un instalador profesional realice la sustitución de un aparato eléctrico o electrónico, puede hacerse cargo de los residuos y entregarlos al mayorista al cual compró el conjunto de aparatos nuevos que instaló. Los usuarios deberán ocuparse de que sus RAEE sean gestionados correctamente, para ello asumen el monto que se refleja para tal fin en la factura.
Los puntos limpios
Se denominan así los lugares de acopio que existen en todas las ciudades del país para que los ciudadanos puedan llevar sus electrodomésticos o residuos de tamaño moderado. Estos puntos limpios dependen de las localidades o ayuntamientos, la recepción es transitoria y gratuita y garantiza la acumulación en un solo lugar. Los RAEE de mayor envergadura tienen otro proceso.
El SIG o Sistema Integrado de Gestión
Son entes constituidos sin fin de lucro por los productores de aparatos electrónicos. Su  objetivo es la creación de una estructura organizativa que responda a las necesidades de gestión de los RAEE, como la especialización en las diferentes categorías de aparatos eléctricos y electrónicos que regula el Real Decreto 208/2005. Algunos son ECOLUM, AMBILAMP, ECOLEC y ECOTIC. El financiamiento se hace mediante el ECORAEE, que es el "costo extra" y es una variable más que actúa sobre el precio global del producto, por lo cual se le aplica el IVA correspondiente. Ninguna persona física o jurídica, empresa o institución está exenta de su pago. Como muestra de lo que hacen estas instituciones, durante 2011, la Fundación Ecolec gestionó casi 70 millones de kilos de RAEE, un 17,64% más que la cifra conseguida el año anterior y a pesar de la situación de recesión española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.