lunes, 26 de diciembre de 2016

¿ACASO A CHINA LE IMPORTAN LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS LATINOAMERICANOS?

A medida que crece la tensión entre el pueblo shuar del consorcio minero ecuatoriano y chino EXSA, los líderes de 12 millones de pueblos indígenas amazónicos se ofrecen a negociar, señalando el compromiso de China con la responsabilidad social

QUITO, Ecuador- (22 de diciembre de 2016) Las organizaciones que representan a 12 millones de indígenas, de los nueve países amazónicos pidió hoy poner fin al creciente conflicto que enfrenta una empresa minera china y el ejército ecuatoriano contra el pueblo shuar en una región Conocida como la Cordillera del Cóndor. El Coordinador de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) también denunció la creciente persecución de los líderes indígenas por parte del gobierno ecuatoriano y pidió al gobierno chino que cumpla con sus compromisos establecidos en 2014 para evitar las violaciones de los derechos humanos y los daños al medio ambiente en los países en los que sus empresas invierten. "Instamos a las partes involucradas en el conflicto a emprender un proceso de diálogo que busque una solución pacífica, efectiva e inmediata y ofrecemos nuestro espacio organizacional para iniciar este proceso", declaró hoy la COICA en un comunicado oficial apoyado por organizaciones indígenas representantes de los nueve países que cubren la cuenca amazónica: AIDESEP (Perú), CONFENIAE (Ecuador), OPIAC (Colombia), FOAG (Guayana Francesa), APA (Guyana), OIS (Suriname), CIDOB (Bolivia) y ORPIA. En la declaración también se pedía al Gobierno del Ecuador que respetara los derechos colectivos de los pueblos indígenas y que levantara el estado de emergencia impuesto en la provincia de Morona Santiago, foco del conflicto.
"Queremos dejar claro que los gobiernos nacionales no lograrán romper la unidad del movimiento indígena para impulsar estos proyectos que causan daño a nuestras comunidades y a la naturaleza, nuestros hermanos del pueblo Shuar no están solos, las organizaciones de la Cuenca Amazónica los respaldamos y no permitiremos que nadie viole sus derechos”, dijo Edwin Vásquez, Coordinador General de la COICA. "Pedimos diálogo porque creemos que establecer el diálogo entre las partes con la presencia de organizaciones internacionales es la mejor Alternativa para resolver este conflicto, no queremos más violencia, no queremos más víctimas".
COICA también pide a las delegaciones diplomáticas de China presentes en los países de la cuenca amazónica que insisten que las compañías chinas que hacen negocios en la región que respeten los derechos de los pueblos indígenas, y que hagan el monitoreo de la conducta ética y legal de las empresas chinas.
El conflicto comenzó en agosto de este año, con el desplazamiento del pueblo shuar de Nankints, en la Cordillera del Cóndor, al sur de la Amazonía ecuatoriana. El nuevo ocupante, con el apoyo del gobierno ecuatoriano, es el consorcio minero chino EXSA (Ecuacorriente y Explorcobres), que busca desarrollar un proyecto minero a gran escala conocido como “Proyecto San Carlos Panantza”, en la provincia de Morona Santiago. A principios de esta semana, el Gobierno Nacional de Ecuador envió al Ejército Nacional a la zona de conflicto para continuar con el proceso de desalojo, por ello las comunidades shuar están refugiadas en las montañas circundantes, donde carecen de acceso a fuentes de alimentos, servicios básicos y comunicación.
Las organizaciones indígenas ecuatorianas también denuncian un aumento en la persecución y criminalización de líderes y líderes que se oponen a la operación minera. Este jueves, 22 de diciembre, Marlon Vargas, Presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE) informó de la existencia de una orden de detención inmediata contra él, así como de nueve líderes indígenas amazónicos. Mientras tanto, en la madrugada del miércoles 21 de diciembre, el líder Agustín Wachapá, presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (FICSH), fue detenido y procesado, un juez lo condenó a prisión preventiva por su supuesta participación en el delito de Fomentando el conflicto.
Frente a la situación de violencia y represión que enfrenta el pueblo shuar de Nankins, así como la creciente persecución y criminalización de las organizaciones indígenas, el Coordinador de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) rechaza la posición asumida por el Estado ecuatoriano y pide a las partes que participen en el diálogo inmediato. COICA también ha pedido a las delegaciones diplomáticas de China presentes en los países de la cuenca amazónica que monitoreen la conducta ética y legal de las empresas de este país que buscan hacer negocios sin respetar los derechos del pueblo.
"Este comportamiento no es aceptable", dijo Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de la ONU para los Derechos de los Pueblos Indígenas. "No podemos, como comunidad global, comprometernos a frenar el cambio climático ya proteger la biodiversidad en eventos globales, mientras permitimos la opresión de los pueblos indígenas que están poniendo sus vidas en riesgo para proteger el planeta". Edwin Vásquez, de la COICA, señaló que la reubicación forzada del pueblo shuar de la comunidad de Nankints no es un proceso inusual, ya que ha habido otras reubicaciones forzadas para emprender los proyectos mineros chinos en el sur de Tundayme, Zamora Chinchipe. Y los militares tienen una historia de ataques brutales y secuestros relacionados con la minería. Recientemente, el gobierno chino ha avanzado en instar a las compañías mineras chinas a mejorar su comportamiento en los países en desarrollo. En octubre de 2014, la Cámara de Comercio de China para Importadores y Exportadores de Minerales, Metales y Químicos publicó un nuevo documento marco para regular las inversiones y operaciones mineras en el extranjero. El documento establece directrices para que las empresas chinas mejoren sus prácticas de responsabilidad social corporativa (RSE) y sus sistemas de gestión de riesgos que abarquen cuestiones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Las Directrices para la Responsabilidad Social en la Inversión Minera Saliente están en línea con una tendencia hacia un mayor reconocimiento de la responsabilidad social corporativa en la inversión extranjera de China. China es sólo uno de los países cuyas empresas han sido invitadas a las tierras de los Shuar para desforestar y perforar gran parte de los bosques prístinos del país con proyectos de minería y otros proyectos de infraestructura.
"Juntos amenazan el modo de vida Shuar y las economías agrícolas y turísticas locales de las provincias del sur de Ecuador", dice Vázquez. "Y están poniendo en riesgo un lugar de riqueza ecológica única y una importante fuente de agua para la cuenca amazónica más grande que se extiende hacia el este", dijo Jorge Herrera, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE)." Tememos que la dirección que han tomado conduzca a una masacre entre los ecuatorianos, y es una prioridad absoluta de la CONAIE evitar esto. "Hemos pedido a la Santa Sede y organizaciones internacionales que medien un diálogo para prevenir la escalada del conflicto existente.” La empresa, a través de una orden judicial, reivindica estos territorios indígenas como suyos ", agregó Herrera,"pero las organizaciones indígenas continúan argumentando que este proyecto se ha llevado a cabo sin seguir el debido proceso requerido de consentimiento libre, previo e informado FPIC) ". "Llevamos nuestro caso a las organizaciones internacionales para la promoción y defensa de los derechos humanos y los pueblos indígenas, el incumplimiento del proceso de consulta previa y consentimiento libre, previo e informado ", dice la COICA en su declaración. Marlon Vargas, de CONFENIAE, dijo, "Hemos expresado repetidamente al gobierno ecuatoriano nuestra preocupación por el incumplimiento de los acuerdos internacionales y la falta de respeto a los términos de la constitución política del Ecuador en relación con la expansión de la minería y la exploración petrolera en los territorios indígenas "Lo que se hace en el territorio shuar es claramente inconstitucional". Como CONFENIAE hemos pedido al Ministerio del Interior, a la Defensoría del Pueblo y al Ministerio de Medio Ambiente que entablen un diálogo para evitar conflictos, sin embargo, el gobierno no ha escuchado A las comunidades ", continuó Vargas. “También hemos solicitado el establecimiento de una comisión de alto nivel conformada por organizaciones internacionales, autoridades gubernamentales y representantes de organizaciones y comunidades indígenas para investigar los impactos culturales y ambientales causados por el inicio de la exploración minera En los territorios del pueblo Shuar. El gobierno no ha aceptado este proceso porque teme que estos daños y estas reclamaciones se verifiquen como violaciones a los derechos de las comunidades indígenas involucradas ".

El costo de no respetar los derechos de los pueblos
A principios de este año, en Londres, un panel De expertos organizados por la Iniciativa de Derechos y Recursos (RRI) presentó una serie de informes y pruebas que demuestran que la renuencia de los gobiernos a reconocer la tenencia en las tierras de pueblos indígenas y comunidades locales está causando enormes riesgos financieros para los actores del sector privado involucrados en la extracción y Producción de productos básicos para la exportación en los países en desarrollo. Contrariamente a las prácticas habituales seguidas por las industrias extractivas, la evidencia presentada en este panel mostró que el ejercicio pleno y efectivo de los derechos de los pueblos indígenas -especialmente su derecho a la tierra- podría ayudar a mejorar el retorno de la inversión en los países con economías emergentes como Ecuador. "Esta perspectiva puede ayudarnos a contrarrestar la falta de voluntad de muchos gobiernos para reconocer los derechos de propiedad de las comunidades forestales", según los panelistas. "Estamos en un momento en el que los inversores privados tienen que decidir cómo invertir su dinero para mejorar Cumplir con sus compromisos de frenar la deforestación y respetar los derechos ", dijo el coordinador de RRI, Andy White, al dirigirse al panel de Londres." Los gobiernos que quieren atraer a esos inversionistas deben garantizar que los derechos de las comunidades locales están legalmente definidos y respetados. Empresas no incurren en riesgos relacionados con la tenencia, que pueden representar una carga y daño a la reputación. “Esto también beneficia a los gobiernos. Los esfuerzos para mitigar el riesgo y cumplir con los compromisos de la deforestación sólo pueden tener éxito si se tienen en cuenta los derechos consuetudinarios de la tierra ".

Dinero no es la respuesta para evitar los conflictos
El análisis exhaustivo de casi 400 conflictos en proyectos mineros, Mostró que la gran mayoría (93%) no eran disputas sobre la compensación pagada a las poblaciones locales, sino más bien un rango de otros problemas que van desde la degradación ambiental hasta el acceso restringido a los recursos locales. “Estos resultados fueron realmente inesperados. Los inversionistas y las empresas a menudo asumen que los desacuerdos pueden ser resueltos con dinero, porque así se resuelven los problemas empresariales relacionados con cosas como la propiedad intelectual o las disputas laborales. Pero cuando se ve que sólo uno de los cincuenta conflictos mineros se origina en el dinero, eso te hace pensar de manera muy diferente sobre la gestión de riesgos ", dijo Lou Munden, uno de los autores." “Esto significa que el objetivo principal de un operador no es averiguar cuánto pagar a la población local, sino saber cómo determinar qué factores condicionan la oposición al proyecto y hacer una evaluación calculada de si estos problemas pueden resolverse". El martes 20 de diciembre, la ONG Amazon Watch emitió un pronunciamiento señalando que el gobierno ecuatoriano podría haber evitado el conflicto si hubiese consultado adecuadamente a los pueblos locales e instado al Gobierno del Ecuador, así como a los gobiernos de los países que componen la Cuenca Amazónica, a respetar las obligaciones a cumplir con el proceso de consentimiento libre, previo e informado con las comunidades afectadas por proyectos de infraestructura y proyectos de extracción de recursos naturales del Amazonas.


La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), es una organización indígena de convergencia internacional que orienta sus esfuerzos para la promoción, protección y seguridad de nuestros territorios a través de nuestras formas de vida, principios y valores sociales, espirituales y culturales. Nuestra preexistencia se enmarca en la defensa de la vida y de la Amazonia para continuar como semilla en la tierra y conservar los bosques para un planeta vivo que asegure la continuidad de nuestras presentes y futuras generaciones. Recientemente en Mexico, COICA obtuvo el apoyo de un grupo de publicista.