jueves, 21 de julio de 2016

POESÍA: ARTE PARA CONSERVAR LOS BOSQUES

Diario: Notitarde La Costa. Puerto Cabello Edo. Carabobo. Fecha: 15-07-2016.  Columna: BioDazibao Global. p6. Autor: Wilfredo Jiménez Gómez.


En la formación de conciencia ambiental es válido el uso de todos aquellos recursos que permitan la consecución de tal objetivo. Uno de estos es el arte y más específicamente la expresión poética, el discurso de la poesía, que en muchos casos, dependiendo del receptor, el mensaje trasciende y es más efectivo que el discurso elaborado con base en conceptos y razonamientos técnicos y científicos, cuando aborda por ejemplo el problema de la destrucción de los bosques.  
Hace poco consultando un libro de educación ambiental, conseguimos el poema “Cómo andar en el bosque”, el título original en portugués es “Como andar na floresta”, cuya autora es la poetisa brasileña Célia Marinho; a continuación la transcripción del poema: Para caminar en el bosque/ es preciso tener cuidado/ Respetar la flora y fauna/ como si fuesen sagrados/ No tirar basura al suelo/ Los árboles no talar/ Avisarle a los fumadores/ para en el bosque no fumar/ Respetar los animales/ No destruir sus nidos/ Ellos merecen respeto/ sean insectos o pajarillos/ Evitar producir sonidos/ cuando en el bosque andar/ Hable en voz baja en la selva/ así a los bichos no asustar/ Animal oye bastante/ rápidamente se pone inquieto/ cuando percibe un extraño/ caminando hacia su lecho/ Para protegerte de las serpientes/ ¿Qué debes usar?/ Botas largas con medias/ Para mordeduras evitar/ Ten cuidado con el fuego/ Tampoco vayas a tallar/ ni corazón ni nombre en árboles/ si fueres allá a enamorar/ Para demostrar tu amor/ no es preciso dañar/ corteza de planta inerme/ esa no es manera de amar/ Amar no solo es un gesto/ con la persona querida/ Andando bien en el bosque/ tu amas la propia vida/ Por lo tanto ten cuidado/ cuando en el bosque andar/ Hoy día estos son pocos/ Es necesario conservar/ Son los pulmones del planeta/ Son cunas de muchas vidas/ de plantas y animales/ Necesitan ser protegidas/ Para caminar bien en el bosque/ solo necesitas una lección/ Tener respeto por la vida/ Andar con educación.


Agua en Morón
            La falta de agua en Morón es real e impredecible, es decir, puede ocurrir que el servicio se restablezca en un sector y el mismo se mantenga por varios días, pero repentinamente es suspendido por un lapso indeterminado, sin saberse cuando será nuevamente restablecido. Definitivamente no queremos superar el tercermundismo,         la incertidumbre permanente, la improvisación, a la que unos ya se han adaptado, pero que a otros nos tiene hasta la coronilla, porque creemos que tenemos que avanzar hacia la organización, hacia la excelencia, a exigir la prestación de un servicio de agua eficiente y un producto de buena calidad.  
Alabado seas, mi Señor

En el capítulo tercero de la encíclica, en el título Raíz Humana de la Crisis Ecológica, en el subtítulo Necesidad de Preservar el Trabajo, el Pontífice sostiene que “Cualquier forma de trabajo tiene detrás una idea sobre la relación que el ser humano puede o debe establecer con lo otro de sí”. Más adelante agrega “Recojamos también algo de la larga tra¬dición del monacato. Al comienzo favorecía en cierto modo la fuga del mundo, intentando es¬capar de la decadencia urbana. Por eso, los mon¬jes buscaban el desierto, convencidos de que era el lugar adecuado para reconocer la presencia de Dios. Posteriormente, San Benito de Nursia propuso que sus monjes vivieran en comunidad combinando la oración y la lectura con el traba¬jo manual (ora et labora). Esta introducción del trabajo manual impregnado de sentido espiritual fue revolucionaria. Se aprendió a buscar la ma¬duración y la santificación en la compenetración entre el recogimiento y el trabajo. Esa manera de vivir el trabajo nos vuelve más cuidadosos y res¬petuosos del ambiente, impregna de sana sobriedad -nuestra relación con el mundo.”